c7

El Museo Elder anima a proteger los mares en un paseo virtual por sus fondos

Esta muestra interactiva invita a los visitantes a sumergirse en las profundidades a través de un submarino para descubrir cómo los plásticos están contaminando los mares.

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El Museo Elder de Las Palmas de Gran Canaria animará a niños y mayores a conocer y proteger el mar que rodea las islas con una nueva exposición didáctica permanente que desde este martes les llevará virtualmente a pasear por los fondos oceánicos.

Gafas de realidad virtual y aumentada, imágenes en movimiento con visión de 360 grados dentro de una pantalla táctical, una instalación con arenas que simula relieves abisales y hace su lectura cartográfica cada vez que el visitante desee modificar sus formas a voluntad y hasta un gran juego interactivo que invita a convertirse en activista contra la contaminación de los plásticos se integran en un espacio bautizado como DISALab.

Un nombre que alude a la Fundación DISA, promotora en primera instancia de un proyecto que en sus comienzos, siete años atrás, se articuló como un «laboratorio itinerante» que recorrió todo el archipiélago canario visitando 500 colegios para, según ha explicado al presentarlo la directora de la entidad, Sara Mateos, «de forma divertida, acercar la ciencia» a la ciudadanía.

Por esa razón, se ha querido que la nueva exposición adopte, en parte, la apariencia de un submarino en el que no falta ni el imprescindible periscopio para observar la superficie del agua desde sus profundidades, ha destacado el presidente de dicha fundación, Raimundo Baroja.

Mateos y Baroja han subrayado, además, el rigor científico con que se han desarrollado los contenidos de la muestra, contando para ello con el asesoramiento desinteresado de reputados investigadores como el Premio Canarias Antonio Fernández, director del Instituto de Sanidad Animal de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Su contribución garantiza la fidelidad de los conocimientos que busca transmitir la iniciativa, ya sea sobre las diferencias entre diversos tipos de seres vivos que pueblan los océanos, peces, mamíferos o tortugas de distintas clases, entre otros, o sobre los materiales de los que están hechos las rocas o los sedimentos de fondos marinos o playas.

Elementos que el visitante del laboratorio podrá apreciar en detalle a través de microscopios, en unos casos, y en otros nadando en su imaginación junto a distintos animales ayudado por proyecciones o vídeos que se exhiben a través de gafas de realidad virtual.

Todo ello en el marco de una exposición que, según ha apuntado en nombre del Gobierno Autónomo, como patrono del Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, el viceconsejero de Industria, Justo Artiles, ha sido concebido como «un proyecto educativo y de concienciación ambiental que, además, fomenta las vocaciones científicas».

Factores unos y otros que ha alabado el director del centro, José Gilberto Moreno, valorando la invitación a «disfrutar y conocer nuestros mares y nuestra ciencia» que supone la muestra y cómo su disposición y características incitan a interesarse por las materias que aborda e incluso por ser partícipes activos de la conservación del planeta hasta el punto de sentenciar que su apertura «va a marcar un antes y un después» en la historia del Elder.