Imagen de dos motoristas ayer en la zona de las charcas de San Lorenzo. / C7

Las motos destrozan el paraje protegido de Pino Santo en las charcas de San Lorenzo

Vecinos denuncian al Seprona de la Guardia Civil que el entorno natural se convirtió en la mañana del sábado en un circuito de trial

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Vecinos del distrito de Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya denunciaron este sábado ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil la presencia de varios motoristas haciendo circuitos de trail en el entorno de las charcas de San Lorenzo, dentro del paisaje protegido de Pino Santo.

Los hechos se produjeron a primera hora de la mañana, cuando el ruido de las motos alertó a los vecinos de la zona, quienes requirieron la presencia de los agentes de la Benemérita.

Hacía un par de meses que no se detectaba la presencia de motos de trial en la zona, si bien no es algo inusual. En los últimos años se han producido varias denuncias por el uso de la zona como circuito tanto por parte de motoristas como de conductores de vehículos tipo quad. También los vecinos del camino viejo de San Lorenzo, que atraviesa el entorno de las charcas de San Lorenzo, han denunciado varias veces las altas velocidades que alcanzan algunos conductores cuando transitan por el camino vecinal.

«Hay nueve motos metidas en una zona protegida y de nidificación de aves», explicaron los promotores de la denuncia.

El integrante de la plataforma ciudadana Salvar las Charcas de San Lorenzo Francisco González también alertaba en las redes sociales de estos hechos. «Motoristas de trial ahora mismo destrozando las charcas», denunciaba, «una actividad prohibida en los espacios naturales protegidos y en una zona de nidificación de miles de aves, un enclave de alto valor ornitológico y etnográfico». En su opinión, «la pasividad institucional del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ante la destrucción de esta zona única en la isla avergüenza y da que pensar».

Falta señalética

Otro de los integrantes de la plataforma vecinal, Esteban Santana, incidía, en su blog Tamaraceite Actualidad, en el hecho de que no hay señales que prohiban la circulación de vehículos en este entorno. «Estos motoristas están haciendo un daño inmenso al ecosistema, igual sin darse cuenta, pero para eso debería haber señalética y vigilancia en la zona».

«Esperemos que, más pronto que tarde, se ponga remedio a estos atentados al paisaje protegido de Pino Santo y la Corporación capitalina comience a dar pasos para que el futuro pulmón de la ciudad sea una realidad», añadió este conocedor del lugar.

Los motoristas atravesaron el paisaje protegido. / C7

El plan de gestión del paisaje protegido de Pino Santo determina para los suelos categorizados como rústicos de protección paisajística, como el de las charcas d San Lorenzo, la prohibición del «tránsito rodado de cualquier tipo de vehículo, motorizado o no, fuera de viales y vías de acceso preexistentes a fincas, salvo para el desarrollo de actividades de conservación, gestión y salvamento». En este caso, solo está permitido el tránsito motorizado «por viales existentes en cualquier tipo de vehículo, motorizado o no».

La denuncia de estos vecinos se produce en un momento en el que hay una movilización ciudadana para evitar que la zona se siga deteriorando y para que las instituciones impulsen el compromiso adquirido hace dos décadas de desarrollar esta zona como un gran parque agroambiental.

El secado progresivo de las charcas, estanques habilitados en el siglo XVII para el abastecimiento de la vega agrícola de San Lorenzo, y la degradación del paisaje han reactivo este verano la plataforma para salvar sus valores etnográficos y naturales.