Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 2 de marzo
Carlos Herrera este lunes en las instalaciones del Club Natación Metropole. JUAN CARLOS ALONSO
«Estamos en un momento crucial para que el club no desaparezca»

«Estamos en un momento crucial para que el club no desaparezca»

Carlos Herrera lidera la candidatura que disputa la presidencia del CN Metropole a la actual directiva en las elecciones de mañana

R. DÍAZ

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 26 de octubre 2021, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los cerca de 3.200 socios con derecho a voto del Club Natación Metropole están convocados mañana miércoles, entre las 09.00 y las 21.00 horas, a participar en la elección del equipo que llevará las riendas de la entidad los próximos cuatro años. Una cita a la que concurre Carlos Herrera como cabeza de lista de una candidatura que aspira a ser la alternativa a la actual directiva que preside Eduardo Araujo, que opta a la reelección.

«Estamos en un momento crucial para que el club no desaparezca», asegura Herrera sobre una cita electoral que considera determinante para garantizar el futuro de una entidad que dice debe «recuperar sus valores» y acometer «un cambio de modelo» lejos de «la actual línea de dirección», que entiende pone en peligro su continuidad.

«Venimos a volver a encontrar el equilibrio financiero del club», señala sobre uno de los pilares en los que se sustenta el programa electoral que defiende una candidatura de la que es el rostro visible pero que, asegura, está conformada por «un grupo multidisciplinar» de profesionales «que no solo conocen el Metropole sino los sectores en los que se mueven».

Este empresario del mundo de las telecomunicaciones, experto en innovación educativa, asegura que la aspiración de ser presidente del que define como el «club de mi vida» por la vinculación de su familia al mismo -su padre, Manuel Herrera Macario, lo presidió en varias ocasiones-, no es un paso improvisado sino «algo para lo que me he ido preparando desde que nací».

Apunta que ya en 2012 se decidió a formar parte activa de la dirección del «club en el que me desarrollé como deportista, como persona, donde he hecho mi grupo de amigos e incluso conocí a mi mujer y donde hoy se desarrollan mi hijos». En esa ocasión concurrió en una plancha «como vocal en un grupo de amigos» con «inquietud porque las cosas no iban bien» y la entidad «requería mantener su esplendor».

Explica que en ese momento «no conseguimos el objetivo y entró otro presidente». Recuerda que fueron cuatro años en los que «la cosa va en decadencia en todos los sentidos», desde los valores a la estructura, el deporte o los trabajadores y «sobre todo» en el aspecto económico, y «el club pega un bajón».

Esta circunstancia le hizo volver a querer formar parte de un equipo que pretendía ser alternativa a la directiva vigente. En esa ocasión lo hizo en el puesto de tesorero dentro de la plancha liderada por el actual presidente, que «nos engañó a todos». Afirma que el «procedimiento» y la «gestión económica, deportiva y social» de Araujo le hizo «dar un paso atrás» y alejarse «de esa junta directiva».

La misma a la que ahora se enfrenta en la cita de mañana y en la que los socios de la entidad decidirán las manos que han de dirigirla el próximo mandato.

Una masa social que dice se ha visto mermada por «el descontento» y «falta de transparencia» de los actuales gestores, que «hace que vayamos camino al abismo porque no sabemos adónde vamos», ya que «hablan de proyectos, de megaideas» pero «sin ningún tipo de rumbo». Un hecho que a su juicio quedó patente en la última asamblea de socios, en la que «no se respondió a ninguna de las preguntas» planteadas.

Herrera señala que no solo los socios se muestran descontentos, también los empleados, «que no están a gusto». Algo que «se refleja en el día a día, en la limpieza, el orden» y el ánimo de quienes son «la cara del club».

Por eso avanza que su objetivo es desligarse del modelo «sobre el que quiere trabajar» el actual equipo directivo «porque eso no es el CN Metropole», sino «una empresa con un consejo de administración y un futuro que no es que el que quieren los socios».

Herrera indica que «se ha perdido completamente la esencia del club» y su equipo pretende «recuperar el esplendor para el socio y las familias». Además, denuncia que se ha planteado una disyuntiva entre la faceta social y la deportiva que rechaza.

Añade que buscan ser «un club inclusivo en el que todos cuenten y opinen» y en el que socio y deportista convivan en armonía.

Aclara que «no queremos anclarnos en el pasado» y defiende en el ámbito deportivo «un proyecto de real llamado 'Promet' en el que promovemos la excelencia deportiva» y de acompañamiento del deportista «en todo su ciclo educativo».

Su plan de futuro, dice, es el de «un club fuerte, sostenible, prospero», no el de «vender nuestro club a empresas con la excusa de que necesitamos el dinero».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios