El alcalde señala el carril que quedará para los coches en Venegas. Junto a él, la subdelegada de Gobierno y los ediles de Movilidad y Centro. / COBER

MetroGuagua se retrasa hasta 2023 y tendrá frecuencia de paso de 4 minutos

El Ayuntamiento quiere rebaja el tiempo de espera en la parada de la guagua exprés activando veintiséis vehículos, nueve más de lo previsto al inicio de la propuesta

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La MetroGuagua, el sistema de transporte público rápido que se empezó a implantar en la capital grancanaria en 2017, tenía previsto comenzar a funcionar en 2021. Sin embargo, los retrasos que ha acumulado el proyecto ya permiten asegurar que habrá que esperar dos años más para que el tráfico y el transporte se reorganicen por completo.

«Antes de 2023 será complicado», reconoció el alcalde, Augusto Hidalgo, que ayer visitó el tramo de las obras que está en marcha entre Venegas y Luis Doreste Silva, que en estos momentos se encuentra al 50%.

El regidor socialista atribuyó el retraso al 'impasse' que se produjo en la tramitación de los asuntos en las administraciones como consecuencia de la pandemia de la Covid-19 y que «fue de casi siete meses». A ello hay que añadir los diferentes problemas acumulados en la ejecución de tramos como Mesa y López, Pío XII o la Vega de San José.

Construcción de un carril rodonal en Venegas para que los coches puedan entrar en el aparcamiento. / Cober

Además, falta por firmar un convenio con el Gobierno de Canarias, que el alcalde dijo que será pronto, para poder actuar en la avenida marítima, en las inmediaciones de Lady Harimaguada, y ganar un carril de tráfico al mar, de forma que se pueda rodar la autovía GC-1 en la zona para ganar espacio para la guagua exprés.

Respecto a las otras dos grandes actuaciones del proyecto, el tramo de Santa Catalina está todavía pendiente, mientras que la estación de Hoya de La Plata está ya en licitación.

La MetroGuagua recorrerá unos doce kilómetros entre las estaciones de Hoya de La Plata -cuya construcción está en licitación- y Manuel Becerra. Su efectividad se basará en su rapidez, que se logrará con la construcción de carriles exclusivos para sus vehículos, prioridad semafórica en los cruces y en el hecho de que los clientes validarán el billete en la parada, de forma que se podrá entrar en la guagua por cualquier puerta, como ocurre con el metro.

Más rápido

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento, José Eduardo Ramírez, confirmó la fecha de puesta en funcionamiento de la MetroGuagua en 2023 ya que no será hasta fines del año que viene cuando se decida qué tipo de vehículos se comprará.

Lo que sí adelantó es que finalmente se adquirirán más vehículos de los previstos inicialmente para la flota de la MetroGuagua con el fin de asumir un probable crecimiento de usuarios del transporte público. Hay que recordar que el escenario que se planteó el Ayuntamiento para el arranque de la guagua exprés era de 38 millones de viajeros, pero ese número ya se ha alcanzado y se trabaja con la posibilidad de que el primer año de actividad de la MetroGuagua se salde con un incremento del 20% en la cifra de viajeros.

Por tanto, lo que hace la compañía es adquirir más vehículos para no tensionar la oferta. Y, de este modo, de las diecisiete guaguas que iban a componer la flota de MetroGuagua se pasará a veintiséis, incluyendo cuatro que estarán en reserva.

«Al haber más vehículos lograremos pasar los tiempos de espera de la MetroGuagua de los cinco o seis minutos iniciales a unos cuatro minutos», detalló José Eduardo Ramírez.

La inversión

  • 114 millones. El Ayuntamiento calcula que el coste final de la MetroGuagua rondará los 113,5 millones de euros. El alcalde prevé que se haga uso de los 50 millones de euros del préstamo del Banco Europeo de Inversiones.

Estas declaraciones fueron hechas en la presentación de la nueva configuración de Venegas, cuyo trazado cambiará de modo radical. Cuando la MetroGuagua empiece a funcionar, el transporte público se quedará con los dos carriles centrales de la calle (que ahora ocupa el coche privado), mientras que el tráfico particular irá por un solo carril segregado con una mediana ajardinada.

A ello se suma la creación de una vía rodonal, junto a la acera poniente de Venegas -antes de la Fuente Luminosa-, para conducir al coche hacia el aparcamiento o hacia Obispo Rabadán.