Imagen de archivo de directivos de Las Medianías en el intercambiador de transportes de Cruz del Ovejero. / C7

Las Medianías pide al Cabildo que autorice el pago en efectivo en Guaguas

La federación de asociaciones de vecinos creen que se está perjudicando a la población de las zonas menos céntricas

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La federación de asociaciones de vecinos Las Medianías ha presentado un escrito al vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria, Miguel Ángel Pérez, en el que le solicita, como máximo dirigente de la Autoridad Única del Transporte, que vuelva a autorizar el pago en efectivo a bordo de Guaguas Municipales y de Global.

«Aunque entendemos que esta medida se tomó con la intención de disminuir la posibilidad de contagios y proteger tanto a los usuarios como a los conductores de las guaguas, bien es verdad que la finalización del estado de alarma, los bajos niveles de contagio de Gran Canaria, el hecho de que en el resto sectores se permita el pago en metálico y la falta de evidencia científica que acredite que se produzcan contagios si se mantiene una adecuada higiene de manos, hacen que en este momento no tenga sentido mantener esta medida», expone el presidente del colectivo vecinal, Miguel Almeida.

Esta federación de vecinos tiene su base principal en el distrito de Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya, donde se localizan muchos de los barrios más aislados y con dificultades de comunicación del término municipal de Las Palmas de Gran Canaria.

«Hay muchos vecinos, sobre todo mayores, que se quedan en tierra porque no tienen tarjetas», denuncian

«Hay muchos vecinos, sobre todo mayores, que no tienen tarjeta y a los que los chóferes los dejan en tierra», denunció el portavoz de los colectivos vecinales, Alexis Rodríguez, «el otro día yo tuve que llamar a mi hijo para que me viniera a buscar a Mesa y López porque la guagua tampoco aceptaba la tarjeta».

El problema de los residentes de barrios como Cuevas Blancas, Los Giles, Costa Ayala, Ladera Alta o Siete Puertas, por citar solo unos pocos ejemplos, es que si no se les acepta el pago en efectivo, no tienen más remedio que recurrir a la ayuda de un familiar o tener que coger un taxi, que siempre les resulta mucho más caro. La lejanía de sus viviendas al centro de la capital grancanaria y la orografía impiden que puedan cubrir a pie la distancia hasta sus barrios.

«Además de dañar los resultados económicos de las empresas de transporte público», prosigue Almeida en su escrito, «perjudica a muchísimos vecinos de la ciudad que no disponen de los diferentes bonos y que se ven obligados a bajarse de las guaguas por no disponer de dinero en efectivo».

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, se mostró confiado en que la Autoridad Única del Transporte revise la orden que prohibía el pago en metálico una vez que decayera el estado de alarma.

Las Medianías también pide una campaña de comunicación para informar a los vecinos de la reactivo del pago en efectivo.