Imagen de archivo de Salvador Alba. / JUAN CARLOS ALONSO

El juez Alba cobra 1.800 euros al mes pese a estar suspendido y condenado a seis años de cárcel

Es una retribución básica que percibirá mientras la suspensión sea provisional y que deberá devolver si la sanción adquiere firmeza

IVÁN SUÁREZ (AHORA.PLUS) Las Palmas de Gran Canaria.

La vista en la que el Tribunal Supremo dirimirá el recurso presentado por el juez Salvador Alba contra la sentencia que lo condenó a seis años y medio de cárcel y a dieciocho de inhabilitación por conspirar contra la magistrada en excedencia Victoria Rosell, actual delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, sigue sin fecha. El acto debía celebrarse el pasado 8 de junio, pero se suspendió en la víspera después de que uno de los miembros de la sala designada veinte días antes, Pablo Llarena, se abstuviera tras percatarse en ese momento de que el acusado era Alba, con quien había compartido «momentos de ocio» durante el periodo en el que ambos ostentaron cargos de representación en la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM).

A la espera de que se fije una nueva fecha y a pesar de haber sido suspendido provisionalmente de funciones, Alba sigue percibiendo una retribución del Ministerio de Justicia. En concreto, 1.841,59 euros netos al mes. Estos emolumentos incluyen su sueldo base (1.874,38) y los trienios (656), cantidades a las que se le restan 688,79 euros de retenciones por IRPF, la mutua judicial, la cuota de la asociación y los derechos pasivos (reservado para pensiones vitalicias por jubilación, a favor de las familias o por incapacidad permanente).

Según fuentes oficiales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el magistrado está cobrando una retribución básica (con complementos percibía más de 4.000 euros al mes) en virtud del artículo 191 del Reglamento de la Carrera Judicial. «El juez o magistrado declarado en suspensión provisional quedará privado del ejercicio de las funciones judiciales durante el tiempo que dure la suspensión. El suspenso provisional tendrá derecho a percibir sus retribuciones básicas, excepto en el caso de paralización del procedimiento disciplinario por causa imputable al mismo, lo que comportará la pérdida de toda retribución mientras se mantenga dicha paralización. Tampoco acreditará haber alguno en caso de incomparecencia o de rebeldía», recoge la norma que regula el régimen retributivo de jueces y magistrados. Vea la noticia completa aquí.