Imagen de archivo de los juzgados de Santa María de Guía. / ARCADIO SUÁREZ

Lo investigan por drogar a su pareja en Agaete para abusar de ella

La jueza le impuso una orden de alejamiento. El análisis de la víctima, residente en Agaete, presentaba altas dosis de benzodiazepina

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Santa María de Guía ha impuesto una orden de alejamiento con respecto a la víctima a un individuo que está siendo investigado por la comisión de un presunto delito de abuso sexual con sumisión química. La mujer denunció a su pareja después de que perdiera la conciencia tras ingerir un alimento que le facilitó el investigado, y se despertara con varios cardenales en su cuerpo y las bragas bajadas en unos presuntos hechos que ocurrieron en la vivienda que ambos compartían en Agaete.

Según el testimonio de la víctima, todo sucedió la mañana del pasado 21 de agosto. Esta mujer fue trasladada al hospital Doctor Negrín después de que llamara a los servicios de emergencia al tener sospechas de que su pareja sentimental había abusado de ella sexualmente tras haberla drogado previamente.

Los agentes de la Guardia Civil comisionados llegaron al domicilio de la denunciante y detectaron que presentaba una gran pérdida de conciencia y, además, estaba desorientada. Por ese motivo la trasladaron al centro hospitalario y, tras ser examinada, se le realizó una analítica que determinó que presentaba un alto contenido en benzodiazepina, es decir, el principio activo de los medicamentos psicotrópicos que causan efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes.

Le dio un helado

Esta mujer refirió a los agentes de la Guardia Civil encargados de la investigación y al médico que la atendió que recordaba haber tomado «un helado casero» que le hizo su propia pareja «que tenía un sabor amargo». Lo siguiente que refirió fue que se despertó «en el Negrín». Esta mujer, de 44 años, negó haber ingerido pastillas el día anterior a los hechos y tampoco constaba que tuviera a su nombre en los registros farmacéuticos ninguna receta con medicamentos que contenieran benzodiazepina.

Insistió la víctima que perdió la conciencia y que, cuando la recobró, se encontraba con las bragas bajadas y, además, presentaba numerosos hematomas por varias zonas de su cuerpo.

Su pareja, que responde a las siglas M. J. P. P. y que tiene 47 años, fue detenido de inmediato por los agentes y pasó a disposición judicial, aunque se acogió a su derecho a no prestar declaración ante la magistrada instructora Elena Fernández Huerta.

Medidas

La autoridad judicial, de manera cautelar, dictaminó su puesta en libertad investigado por un presunto delito de abuso sexual con sumisión química, pero le impuso una prohibición de aproximarse a la víctima, a su domicilio o lugar de trabajo, por un radio no inferior a 500 metros.

También le prohibió cualquier tipo de comunicación con ella de forma directa o indirecta, mientras se siga instruyendo este procedimiento judicial.