Protesta de taxistas por los días libres. / arcadio suárez

El informe del taxi propone ajustar la oferta en un 50% para hacer viable el sector en la capital grancanaria

El análisis determina que el negocio presenta una situación de déficit de 46,7 millones de euros anuales

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El taxi en la capital se enfrenta a una situación insostenible en el tiempo. Un nuevo informe encargado por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria señala que el sector «no resulta capaz de generar los ingresos suficientes como para hacer frente a todos los gastos en los que incurre (...) y adicionalmente garantizar una razonable rentabilidad a los titulares de los medios de producción; de hecho, el déficit estimado del sistema rondaría los 46,9 millones de euros anuales».

Por eso, los autores del estudio proponen «un ajuste de un 50% aproximadamente en la oferta», pues solo así se «originaría fuertes ahorros de costes y sin presumiblemente afectar a la calidad del servicio». Los auditores establecen que de esta manera se «podría permitir una distribución más equitativa de la demanda y un aumento de la productividad del sector».

El 'Estudio para determinar la oferta de taxis en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria, para su mejor adecuación a la situación actual que atraviesa el sector' es la base sobre la que el Ayuntamiento quiere negociar la regulación del sector junto a los representantes de la Mesa Municipal del Taxi.

La intención del grupo de gobierno es convencer a los taxistas de que se hace necesaria una regulación de las jornadas de trabajo y de libranza, de modo que se reduzca la sobresaturación que detecta el informe. Durante la pandemia del covid-19, el Ayuntamiento decretó la restricción de la oferta del taxi pero un auto judicial, tras el recurso en contra de la Asociación pro Derechos del Taxista Autónomo de Canarias (Asprotac), impuso la suspensión cautelar de la orden municipal. La regulación del Ayuntamiento durante la pandemia consistía en reducir la oferta de taxis al 50%, justo lo que propone la auditoría, de forma que las licencias pares trabajaran los días pares, y las impares, los nones.

Situación insostenible

El nuevo informe realiza un análisis de funcionamiento del taxi en la capital grancanaria y concluye que la situación es insostenible en el tiempo porque los gastos son superiores a los ingresos. Así, para el conjunto de las 1.598 licencias operativas en la ciudad, se estima que la facturación anual ronda los 52,5 millones de euros. Sin embargo, los costes resultan superiores. Los gastos principales son los de combustible (4,2 millones de euros), neumáticos (1,1 millones), aceites y lubricantes (300.000 euros), reparaciones y mantenimiento (1,4 millones), sueldos y pagos a la Seguridad Social (72 millones), y otros gastos fijos, en los que se incluye la emisora y la ITV, entre otros, que ascienden a 3,3 millones de euros.

Estos números son los que fijan el déficit en casi 47 millones de euros. «Si este sector sigue funcionando es arriesgando un proceso de descapitalización, al no poder asumir la amortización de sus activos y asumiendo el sacrificio de los niveles retributivos, tanto del factor trabajo como del capital», prosiguen los analistas.

Esta cifra es bastante superior al estudio anterior, el que fue elaborado en 2016 y que concluyó que el servicio perdía unos 26,3 millones de euros cada año por la sobreoferta de licencias municipales que tiene la ciudad. En aquel 'Informe sobre la situación económica del sector del taxi en Las Palmas de Gran Canaria' se aseguraba que para el nivel de demanda de la ciudad, sobraban unos 630 taxis.

Los datos

  • Licencias. El número de licencias operativas en la ciudad es de 1.598. Esta cifra, la más baja en décadas, supone un descenso del 2% respecto a 2016.

  • Titulares conductores. La mayor parte de los conductores de taxis son titulares. La auditoría refleja que un total de 1.497 son los dueños de la licencia los que la explotan. Esto representa un descenso del 2% respecto a los datos de hace cinco años.

  • Autónomos colaboradores. Los cónyuges de los titulares o los autónomos colaboradores de los propietarios de las licencias son 108 frente a los 195 que había en 2016. Esta variación representa un descenso del 45% en el peso de esta figura.

  • Asalariados. Es la categoría profesional que más baja en cinco años. Si durante 2016 había contratados 635 personas, en 2020 esta cifra se redujo hasta 475. Son, en total, 160 empleados menos, lo que indica un descenso del 25%.

El gobierno propuso modificar la ordenanza del Taxi en 2018 para regular los días libres, pero el proceso se paralizó debido a la negativa del sector, expresada en una consulta en donde participaron 1.085 taxistas. Sin embargo, en la actualidad las asociaciones integradas en la Mesa Municipal del Taxi demandan esta regulación porque consideran que la situación es insoportable, en la línea de lo establecido por el estudio.

Este informe se incorporará también al expediente de modificación de la ordenanza para fijar la regulación de los días de libranza en el taxi.

Es el número de licencias de taxi que están operativas en la capital grancanaria. Esta cifra, la más baja en décadas, supone un descenso del 2% respecto a las cifras de 2016.