Fachada de la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria. / ARCADIO SUÁREZ

Indemnizará a una mujer a la que dañó los senos tras operarla sin darle información

Un cirujano plástico y su clínica tendrán que pagar a la paciente 65.115 euros, después de haberla operado en hasta cuatro ocasiones

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Santiago Lojo Corbal, magistrado del Juzgado de 1ª Instancia número 10 de Las Palmas de Gran Canaria, condenó a un cirujano plástico por causar importantes daños a una paciente a la que operó de los senos, implantándole unas prótesis demasiado grandes sin haberla informado previamente de que podrían causarle problemas debido a su delgada constitución física y la escasa consistencia de su piel. La paciente tuvo que ser intervenida en tres ocasiones más para «rectificar» las secuelas de la primera operación y ahora tendrá que ser indemnizada, según la sentencia, con 65.115 euros, a abonar de forma solidaria por el doctor, la clínica y la compañía aseguradora.

Según el fallo, Francisco Jesús C. J. -licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada y especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética-, es el responsable médico «por resultados no satisfactorios y perjudiciales en la intervención de aumento de mamas y rectificación», que practicó a la demandante.

Esta mujer, que fue representada legalmente en el procedimiento por la abogada María Alemán Santana, acudió al centro Clinimagen en el año 2016 para una intervención de cirugía estética de aumento de senos, «dado que había sido madre en fechas recientes y deseaba mejorar el aspecto de los mismos», detalla la resolución, que añade que «no hubo contrato escrito de prestación de servicios» y el precio que pagó por este tratamiento fue de 4.600 euros.

Tras acudir al especialista, el mismo «en ningún momento» le «dio a elegir el tamaño de las prótesis» ni la asesoró o informó «de la mejor opción de las mismas y la intervención adecuada para mejorar el aspecto de sus senos», como se «desprende literalmente de la información y consentimiento informado» que la paciente firmó para el doctor y la clínica en todas y cada una de las intervenciones a las que se sometió.

El cirujano condenado le implantó dos prótesis de 550 y 600 gramos que le provocaron una elongación de los senos

La mujer presentaba, «como condición especial» una altura de 1,59 metros y un peso de 50,60 kilogramos, su constitución era «delgada y de tórax estrecho» y había «sido madre de dos hijos previamente, por lo que tenía estrías», «senos pequeños y algo caídos».

A pesar de estas circunstancias, el cirujano le implantó dos prótesis de 550 y 600 gramos que le provocaron una «elongación en los senos» que no consiguió rectificar con las tres intervenciones posteriores: el 31 de agosto de 2017, consistente en una mastopexia con capsulorrafia inferior, el 14 de junio de 2018, sustituyendo los implantes por otros de menor volumen y revisión de mastopexia y el 9 de julio de 2019, por el que se acortaron las cicatrices verticales.

Consentimiento

Además, el fallo determina que, el hecho de que la paciente hubiese firmado los «consentimientos informados» antes de ser operada, no cumplía con el «deber de información al que estaba obligado el doctor con respecto a la paciente. «Su consentimiento», explica la sentencia, «está viciado» ya que el profesional no «expuso con claridad y transparencia el riesgo que asumía» la demandante «a la vista de su complexión y tipo de piel que presentaba», por lo que tanto el médico como la clínica no podían quedar «exonerados de responsabilidad por el hecho de afirmar que, por tratarse de cirugía satisfactiva o electiva, todo quedaba a al albur de la decisión de la cliente».

Por último, a pesar de que tuvo que ser intervenida tres veces más, su paso por el quirófano no consiguió «corregir el resultado de la operación inicial. En la actualidad presenta ptosis mamaria, mamas con volumen desproporcionado, desalineación de los complejos areola-pezón con pezón izquierdo lateralizado un centímetro hacia la izquierda en relación con el complejo areola-pezón derecho, asimetría areolar por tamaño, distancia desde el pezón al borde inferior de la areola mayor en mama derecha y un aumento de las estrías previas.

De esta forma, la autoridad judicial determinó la « responsabilidad médica» de los demandados y les impuso el pago solidario de 65.115 euros más intereses a la demandante.