Emilia Amarilla atiende a una clienta en la terraza exprés instalada en El Sebadal. / ARCADIO SUÁREZ

Los hosteleros registran más de 30 peticiones para instalar terrazas exprés en la ciudad

A esta cifra se suma otra quincena que se tramita en el servicio de Actividades Clasificadas a través de declaraciones responsables

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Tras presentar su solicitud, Emilia Amarilla fue una de las primeras hosteleras de la ciudad en recuperar la terraza exprés. Desde que en febrero le obligaron a retirar las mesas y sillas que había puesto ocupando dos plazas de aparcamiento, en El Sebadal, había intentado dejarlas de manera permanente pero su petición fue rechazada. Ahora, con la nueva puerta abierta a las terrazas exprés se muestra aliviada y esperanzada. « Estas semanas que nos retiraron la terraza se notó muchísimo», explicó, «hoy (ayer para el lector) se ha notado más movimiento, la gente incluso espera para sentarse fuera».

Como ella, una treintena de empresarios -con datos municipales hasta mediodía- tramitó ayer la petición para ocupar la vía pública con mesas y sillas que habilitó el Ayuntamiento. A ellos se suma otra quincena de solicitudes que han tratado de acogerse a una declaración responsable, que fue la primera opción dada por el gobierno municipal.

Ayer, sin embargo, se habilitó en la web municipal un procedimiento diferente -algo que no ocurrió en la fase anterior de terrazas exprés- bajo el epígrafe 'Autorización excepcional de ocupación de vía pública (Nivel de Alerta 2 reforzado)' para formalizar las autorizaciones. Los empresarios interesados deben aportar el formulario debidamente cumplimentado y un croquis del exterior con las mesas y sillas.

«Técnicamente hay que esperar la respuesta», expuso el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste, «se tarda entre dos o tres días, pero tampoco hay que estar esperando, que la vayan poniendo». El edil añadió que «no está en el ánimo del Ayuntamiento comenzar una caza de brujas contra las terrazas porque el 99% de los empresarios cumple». Se refiere a la condición de que las mesas y sillas no impidan el paso de peatones o el acceso a viviendas, comercios, locales y aparcamientos.

Diferencia de opiniones

El presidente de la Asociación de Empresarios de Bares, Cafeterías y Restaurantes de Las Palmas, Fermín Sánchez, destacó la propuesta municipal como algo «muy positivo», aunque lamentó que no se hubiera hecho antes. Ahora reclaman a Sanidad que quiten la limitación de ocupación de espacio cuando se está al aire libre.

Sin embargo, hay empresarios que criticaron la indefinición de la resolución municipal. Olga Palacios, de la Asociación Vegueta de Ocio y Restauración, lamentó la falta de concreción. «Es como lanzar un dado al aire», dijo.

También Beatriz Pestana, de los empresarios del Pilar-Farray, señaló que «no nos quedan claros algunos aspectos, por lo que dijo que en su zona se «está a la espera».

Una terraza ocupa una plaza de aparcamiento en la calle Diderot. / Arcadio suárez

Por su parte, la gerente de la asociación de empresarios de Santa Catalina, Angélica Rodríguez, planteó las dudas que le provoca la resolución del alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo. «Los negocios que no tienen terraza no saben todavía qué hacer», expuso. En su opinión, se tendría que aclarar si se puede quitar plazas de aparcamiento para permitir las terrazas. «Al aire libre la posibilidad de contagio es menor, que nos dejen ocupar zonas de estacionamiento, como han hecho con el carril bici», añadió.

Desde Zona Triana, Yasmina Betancor, consideró la iniciativa municipal como algo «fantástico», pero aclaró que «se tendrá que definir un poco más porque no tenemos claro la norma». Dice que ella tuvo problemas ayer por la mañana para entrar en la página web del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Otra terraza en la capital grancanaria. / Arcadio suárez

La capital tiene 591 bares y cafeterías con terrazas

La capital grancanaria tiene un total de 591 negocios con terrazas, según consta en el padrón fiscal de sujetos pasivos afectados por la tasa por ocupación de terrenos de uso público local con mesas y sillas de 2021. Cruzando estos datos con los 3.000 negocios que tiene censados en la ciudad la Asociación de Empresarios de Bares, Cafeterías y Restaurantes de Las Palmas, se deduce que solo uno de cada cinco tiene terraza.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, destacó la «calidad» de la oferta de restauración. E indicó que durante la fase anterior de terrazas exprés se registraron 53 denuncias semanales, si bien, la mayor parte fue por no garantizar el distanciamiento social, permitirse más de cuatro personas en una mesa o no llevar mascarillas. Por eso, el edil mostró ayer «una cierta preocupación por una posible relajación de la población» y pidió a los hosteleros que recordasen a sus clientes las medidas de protección sanitaria frente al covid-19. Respecto a quejas relativas a movilidad o exceso de ocupación de la vía, no fueron muchas.

El edil insistió en que se ha estado ayudando a los empresarios a que instalen terrazas durante el estado de alarma, pero el viceportavoz del PP cree que todo ha sido meras apariencias. «El PSOE sigue dando palos de ciego y jugando a la confusión interesada con todo lo relacionado con las terrazas», dijo, «no hay ni ha habido nunca ningún procedimiento para autorizar terrazas exprés».

El PP recordó que «desde abril del año pasado, cuando terminó el confinamiento general, los ayuntamientos serios habilitaron mecanismos extraordinarios para hacer de las terrazas uno de los espacios más seguros». Sin embargo, «aquí solo se ha jugado a la confusión».

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres, entiende que «el tripartito nos sigue engañando» porque «no ha cambiado nada» con la nueva resolución municipal para las terrazas exprés. «Doreste anima a los empresarios a que ocupen las aceras y las plazas de aparcamiento, apelando a la responsabilidad pero sin ninguna seguridad jurídica», expuso.

También se mostró crítico David Suárez, de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria. «Hidalgo sigue jugando con el pan de los hosteleros, de sus empleados y de las empresas que dependen directa o indirectamente de ellos», expuso.