Guaguas en el parque de Santa Catalina. / juan carlos alonso

Guaguas habilitará el pago con tarjeta a partir de agosto

Se adquirirá un primer lote de cincuenta canceladoras que admiten estas formas de pago pero todavía no se podrá pagar con el móvil

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Guaguas quiere activar a partir de agosto el pago con tarjeta de crédito. Y para eso, se ha propuesto comprar un primer lote de cincuenta canceladoras, según la información que ha trascendido de la Junta General de Guaguas Municipales que se ha celebrado en la mañana de este viernes en las Casas Consistoriales.

Las nuevas canceladoras se instalarán para hacer una prueba de funcionamiento de este tipo de pago, del que por el momento queda excluida la posibilidad de utilizar los teléfonos móviles con tecnología NFC porque sus requerimientos tecnológicos son algo más complicados.

La prueba tendrá coste cero para la compañía porque es un proyecto que se activa dentro del marco Inteligencia Azul, que trata de transformar Las Palmas de Gran Canaria en una ciudad inteligente.

El pago sin contacto es una iniciativa anunciada desde 2019 pero que hasta ahora no había podido ser implementada por problemas de índole tecnológica. En la memoria de la compañía, aprobada en noviembre del año pasado, ya se apuntaba la posibilidad de que estos medios de pago sin contacto se pudieran poner en marcha a lo largo de 2021, pero no se había concretado ninguna fecha. Y eso ha sido lo que hizo el director general de la empresa de transporte, Miguel Ángel Rodríguez, este viernes, al fijar agosto como punto de arranque de esta nueva medida.

Parada de guagua en la avenida marítima. / Arcadio Suárez

La posibilidad de pagar la guagua con tarjeta de crédito se planteará como una experiencia piloto en algunas líneas. Aún no está decidido cuáles, aunque es probable que la nueva forma de pago se active en algunos de los trayectos más importantes.

El anuncio llega en el momento en el que Guaguas Municipales trata de reinstaurar el pago directo en metálico, que quedó suspendido desde que estalló la crisis del coronavirus. La compañía trata de llegar a un acuerdo con la Autoridad Única del Transporte de Gran Canaria para que le permita aceptar el dinero en efectivo. De hecho, se está impulsando un análisis jurídico de la posibilidad de recuperar este medio de pago al margen de la determinación de la Autoridad Única. Y, en todo caso, se confía en que se revise esta decisión una vez que decaiga el estado de alarma.

Mientras tanto, la empresa prosigue con su plan de reordenación de la flota, al amparo del proyecto de la MetroGuagua, y desde este lunes las líneas 17, 21, 24, 25, 26, 33, 44, 45, 47 y Luna 2 comenzarán a transitar por el nuevo intercambiador modal que se acaba de construir en la calle Concepción Arenal, cerca de la avenida de José Mesa y López.

Domiciliación del IBI

Después de las juntas generales, el Ayuntamiento celebró ayer su sesión plenaria, una convocatoria que llamó la atención por la falta de iniciativas del grupo de gobierno, salvo la auditoría de gestión del presupuesto de 2019 y la disolución de la sociedad municipal de recaudación Erelpa.

En la jornada de ayer, todos los partidos políticos apoyaron por unanimidad la propuesta de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria para iniciar una campaña de difusión de los beneficios que tiene para los ciudadanos la domiciliación del catastro.

En estos momentos, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria gestiona un total de 260.000 recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), de los que solo están domiciliados un total de 107.000. Esto significa que solo un 41% de los contribuyentes se beneficia del descuento del 5% del recibo que aplica el Consistorio a quienes lo paguen por domiciliación bancaria.

La campaña de difusión informará también de la posibilidad de fraccionar el abono de este impuesto, lo que supone una ventaja extra para el contribuyente.

El ponente de la propuesta, el concejal David Suárez, explicó que esta propuesta evita que los ciudadanos tengan que desplazarse y además sortea los recargos (del 5% y del 10%) previos al embargo de la cuenta. El edil informó de que en 2020 un total de 50.520 contribuyentes no satisficieron sus obligaciones fiscales con el catastro.

La concejala de Economía y Hacienda, Encarna Galván, adelantó que se hará una campaña de difusión por redes sociales y por medios de comunicación tradicionales para llegar al máximo número de contribuyentes.

El impuesto no baja

La edila rechazó minutos antes una propuesta de Ciudadanos para rebajar el IBI. La portavoz de la formación naranja, Lidia Cáceres, pidió un alivio «para el bolsillo de los ciudadanos», bajando el tipo al 0,52%, tal y como estaba en el año 2009.

Galván descartó esta opción porque la rebaja del impuesto supone una disminución de ingresos y, por consiguiente, una merma en la capacidad municipal para afrontar su gasto social y la acción de los servicios públicos. También alegó que el nivel impositivo actual es de los más bajos del país y que, además, resulta más equitativo.

Así, explicó que de los 260.000 recibos del IBI, un total de 140.000 están referenciados con valores catastrales inferiores a los 30.000 euros. Esto supone un catastro individual medio de 90 euros. Si se aplicara la reducción que propuso ciudadanos, el recibo se quedaría en 69 euros. En cambio, para el 20% de los recibos que afectan a viviendas con valor catastral superior a los 60.000 euros, el recibo del IBI pasaría de 1.015 euros a 778 euros. Por tanto, «la bajada del IBI beneficiaría más a quienes menos podrían necesitarlo».