Miguel Martínez, chef y propietario del Fuji, delante del nuevo local. / cober servicios audiovisuales

El Fuji mantiene la esencia, pero cambia de escenario

El histórico restaurante japonés ha cerrado sus puertas en Fernando Guanarteme y abrirá en agosto su nuevo local en la calle Pedro del Castillo Westerling, junto al paseo de Las Canteras. «La seña de identidad sigue muy viva», recalca el chef y propietario Miguel Martínez

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN Las Palmas de Gran Canaria

El restaurante japonés Fuji va ligado a la historia de Las Palmas de Gran Canaria. Hoy en día sigue siendo el restaurante japonés más antiguo de Europa en activo, ya que el primero en abrir en el Viejo Continente fue en la ciudad alemana de Düsseldorf, pero hace años que cerró sus puertas.

El Fuji se inauguró el 18 de abril de 1967 por Toshihiko Sato, con la premisa de dar servicio a la flota japonesa que atracaba en el Puerto de la Luz, en la calle Fernando Guanarteme. Poco a poco se fue convirtiendo en un lugar referente y su sede se ha convertido en un lugar de peregrinaje para los amantes de una cocina llena de tradición.

En septiembre de 1992, Miguel Martínez, un madrileño afincado en Gran Canaria desde que tenía 7 años de edad, entró a formar parte de la familia del Fuji. Empezó de cero y poco a poco fue adquiriendo experiencia. Fue a formarse a Bruselas, al restaurante Tagawa, hasta que se convirtió en jefe de cocina del Fuji.

El 20 de junio de 2007, Toshihiko Sato se jubiló y Miguel Martínez se convirtió en chef y propietario de un restaurante con una enorme tradición e historia en la capital grancanaria.

El chef Miguel Martínez lleva 30 años en el Fuji, sumando ya 15 como propietario. La cocina japonesa tradicional y la esencia se mantienen en la carta desde el primer día, aunque la cocina del Fuji se adapta a los tiempos y fusiona nuevas técnicas, en unas pinceladas que le dan un toque especial y donde no pueden faltar sus carpachos de atún o su sushi flambeado.

En esa evolución constante que sorprenda y suponga un placer para el cliente, el Fuji lleva unos años con la idea de encontrar una nueva ubicación . «La intención era encontrar un local más cómodo para todos y más agradable. He tenido ofertas de poder abrir en hoteles, pero esa no era mi idea.

«Nuestros últimos días en Guanarteme estuvieron llenos de nostalgia y de alegría. El Fuji continúa y en 2023 cumpliremos 56 años»

Miguel Martínez

Chef y propietario del Fuji

Lo que he querido es seguir con el Fuji, pero en un lugar más amplio, a la búsqueda de la comodidad de todos, y lo he encontrado aquí en la calle Pedro del Castillo Westerling, junto al paseo de Las Canteras», destaca el chef Miguel Martínez.

El pasado domingo, el Fuji ofreció su último servicio a la clientela y cerró sus puertas en Fernando Guanarteme, tras 55 años de historia, pero el próximo mes de agosto abrirá su nuevo local «y en 2023 cumpliremos 56 años, porque esto es un punto y seguido del Fuji. Lo único que cambiaremos es la ubicación», recalca.

«Nuestros últimos días en Guanarteme estuvieron llenos de nostalgia y de alegría, y ahora estamos expectantes en recibir a nuestros clientes en la calle Pedro del Castillo Westerling».

«La ilusión es continuar como hasta ahora, con la intención de dar un pasito más, avanzar un poco más. E l deseo es que el cliente siga disfrutando de la cocina del Fuji en un nuevo local», afirma Miguel Martínez a CANARIAS7 mientras atiende al teléfono, ultima detalles de la reforma del local e intenta encajar todo el puzle para que en agosto el Fuji continúe su andadura.

Un salón con distintos ambientes, un reservado y una terraza serán algunas de las características del nuevo Fuji, con una cocina muchísimo más amplia, distribuida por zonas, que harán que la historia del mítico restaurante japonés de la capital grancanaria siga incrementándose.