Integrantes del Foro por La Isleta protestaron este lunes por las obras del taller, que ya han comenzado. / C7

El Foro por La Isleta pedirá parar la obra del taller de megayates por la vía judicial

La plataforma ciudadana aclara que no se opone a la actividad pero rechaza que se instale en el muelle del Refugio. «Otro espacio es posible», dicen

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

«Hemos estado intentado negociar para que este despropósito se frene. Pero como no va a ser posible, como no hay participación ciudadana, como no nos escuchan, pues iremos a la vía judicial». Con estas palabras anunció este lunes el presidente del Foro por La Isleta, Félix Alonso, la intención de este colectivo que aglutina a organizaciones sociales, culturales y vecinales del barrio capitalino, de presentar «un contencioso» para reclamar la paralización de las obras del taller de megayates que la empresa Rodritol ya ha comenzado en el Puerto de La Luz.

Alonso explicó a los medios a los que habían convocado en la zona del muelle del Refugio, con el ruido de fondo de los trabajos que se acometen en ese espacio para albergar la actividad de reparación de grandes barcos, que retoman su reivindicación para que esta instalación se lleve a otra zona del Puerto, después de una temporada «en la que estábamos medio parados, entre otros motivos», reiteró, «porque estábamos intentando negociar».

Otra ubicación

El portavoz del Foro por La Isleta aclaró que «no vamos en contra del taller de megayates, vamos en contra de la ubicación porque no nos parece que el sitio donde se quiere colocar sea el más adecuado, por la proximidad a la población».

Apuntó al respecto que «en La Isleta, hace tiempo que todos los talleres» se trasladaron «al Sebadal», por lo que considera que «no tiene sentido que uno dedicado «a la reparación de barcos» se ubique «a 100 metros de centros de salud, centros de mayores, institutos y próximo a un edificio BIC como el Castillo de La Luz».

Alonso comentó que «cuando se hizo el informe de Salud Pública, además del impacto medioambiental, dejaba claro que esta actividad podía afectar a la salud de los vecinos próximos», entre otras cosas «por los vientos alisios, que van a llevar todas las sustancias tóxicas» al barrio, «afectando incluso a la playa de Las Canteras».

Voluntad

Señaló que «esta es una de la razones por las que solicitamos que se coloque en otro espacio, pero la Autoridad Portuaria insiste en que no hay, cuando sabemos que el Puerto de La Luz está creciendo cada vez más y que hay espacios libres, es cuestión de tener buena voluntad».

Añadió que «otro espacio es posible», pues «de hecho llevamos con esta pelea más de cinco años y ahora, de repente, sí que hay espacio para la regasificadora».

Alonso dijo que el segundo motivo por el que rechazan el taller en el Refugio responde a que «es el único espacio que queda en un barrio cuya población supera los 24.000 habitantes» y podría ser una zona «verde de expansión para la ciudad». Un « modelo que deberíamos de copiar» de Barcelona o Valencia donde, afirmó, se han recuperado entornos portuarios. Además, entiende que con esta actuación se acaba con el proyecto de conexión Puerto-Ciudad.