Unidad del GOIA en el entorno del mercado de Vegueta, durante el dispositivo del fin de semana. / POLICÍA LOCAL

El puente de Halloween se salda con 88 denuncias por beber en la calle y 26 ataques a Guaguas

Ha sido el puente más tranquilo de los últimos años, si se tiene en cuenta que en una noche de fin de semana normal las multas rondan las 300

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La celebración de Halloween en toda la ciudad ha sido una de las más tranquilas de cuantas se recuerdan en los últimos años. El concejal de Seguridad del Ayuntamiento, Josué Íñiguez, hizo este martes balance del dispositivo de seguridad que se inició el jueves pasado y que se mantuvo hasta el lunes de Todos los Santos, y concluyó que «ha estado todo muy tranquilo, tanto desde el punto de vista del tráfico como desde la seguridad».

El edil se apoya en los datos de las intervenciones realizadas por la Policía Local durante el puente. Así, en lo que respecta a seguridad, tan solo hubo siete denuncias en la zona de Vegueta por el consumo de alcohol en la vía pública. Íñiguez indicó que el hecho de que el dispositivo policial se adelantara a las 18.00 horas evitó que se iniciaran muchas concentraciones y botellones.

Vecinos del casco histórico que han formado ya una gestora, como futuro germen de una asociación de residentes y comerciantes, confirmaron que el puente había sido tranquilo. «El fin de semana siguiente a nuestra denuncia ya hubo un dispositivo sin precedentes, y en este de Halloween, también», expusieron, «vamos a seguir pendientes para que se mantenga».

Otros residentes dijeron que la presencia policial hizo que algunos jóvenes se desplazaran hasta la zona del Rectorado, si bien no hubo tampoco muchos problemas. De hecho, en todo el puente, la Policía Local solo interpuso un total de 88 denuncias por el consumo de alcohol en la vía pública (69 el viernes, 5 el sábado y 14 el domingo) en todo el término municipal capitalino, cuando la cifra habitual de propuestas de sanción en una noche de fin de semana ronda las 300.

Tampoco hubo repercusiones importantes en materia de tráfico. «Solo registramos un incidente que se produjo porque se atascó una guagua debido a que había un coche mal aparcado, pero finalmente apareció el conductor y se solventó», expuso el concejal de Seguridad. Íñiguez indicó que el día que hubo más movimientos de tráfico fue el domingo, si bien hubo una afluencia escalonada a los cementerios municipales desde el jueves. El concejal de Cementerios, Luis Zamorano, confirmó este hecho. «Notamos que la gente vino de forma muy escalonada», expuso. Desde el Ayuntamiento, en colaboración con la empresa concesionaria del servicio en los camposantos, Canaricem, se calcula que los difuntos recibieron la visita de unas 69.000 personas. «Casi un 80% de las unidades de enterramiento tenían flores», añadió el edil Zamorano.

Huevos y pocas piedras

Por otro lado, Guaguas registró un total de veintiséis ataques entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre, la mayoría por lanzamiento de huevos.

Aunque pueda parecer un número elevado, se trata de pocos incidentes si se tiene en cuenta que en 2019 -último año prepandémico-, los ataques fueron 111 (105, según la estadística oficial). Sí hay, en cambio, un ligero repunte respecto al 2020, cuando se contabilizaron solo siete debido al confinamiento por covid.

Del total de ataques, cuatro fueron con piedras y en otras veintidós ocasiones, con huevos.

Los actos vandálicos comenzaron el viernes, con la línea 12, a la que se le rompió un cristal de la puerta trasera valorado en unos doscientos euros. El conductor dio parte al finalizar el servicio, al no percatarse de los hechos durante el trayecto.

Las denuncias

  • Trece partes. Del total de incidencias, dos fueron informadas a la Policía Local y once al Cuerpo Nacional de Policía. El resto no se denunció por no poderse precisar el lugar o las condiciones de los ataques. La Policía Local identificó a los autores de los hechos que se les reportó.

El sábado solo hubo un lanzamiento de huevos contra la línea 81, sin más consecuencias.

Y el domingo resultó el día con más gamberradas, un total de veintiuna. En este caso, se lanzan piedras contra tres líneas (9, 12 y 33) en la Vega de San José y Las Rehoyas, sin causar daños materiales ni humanos; y se tiran huevos contra ocho líneas (1, 11, 12, 21, 32, 33, 52 y 84) en dieciséis servicios a lo largo del día.

El lunes acabó con cinco partes por huevos en las líneas 11, 44 y 45, estas dos últimas en la zona de Siete Palmas.