Imagen tomada desde la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria. / JUAN CARLOS ALONSO

Se enfrenta a 32 años de cárcel por abusar a diario de su hijastra menor de edad

El acusado cometía los supuestos hechos tanto en la capital grancanaria como en Ingenio. Le dijo que cuando cumpliera 14 la iba a penetrar

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La Audiencia Provincial de Las Palmas juzgará este jueves a las 9.30 horas a un vecino de Ingenio que se enfrenta a 32 años de prisión por haber abusado sexualmente durante un año y a diario de su hijastra. Según declaró la víctima, incluso le llegó a dejar claro que la penetraría cuando cumpliese 14 años.

La Fiscalía Provincial en su escrito de acusación expresa que el procesado Antonio V.P. a lo largo de los años 2016 y 2017 y «con la intención de satisfacer sus deseos sexuales y prevaliéndose de ser un referente similar a un padre», ya que la menor era hija de su pareja, abusó de forma continuada de ella.

MÁS DETALLES

  • Antecedentes El procesado fue condenado por agresión sexual, en sentencia firme de 18 de marzo de 1999 dictada por la Audiencia Provincial de La Coruña, a una pena de 9 años y medio de cárcel y una multa de dos millones de pesetas.

  • Responsabilidad civil José A. V.P. tendrá que indemnizar a la víctima menor de edad en la cantidad de 120.000 euros, según la Fiscalía Provincial.

De esta forma, cuando el acusado se encontraba en la casa de Las Palmas de Gran Canaria donde convivía familiarmente con la menor, así como cuando se encontraba en el domicilio de su propiedad situado en la playa de El Burrero, «con una frecuencia casi diaria, le tocaba sus pechos y su vagina tanto por encima de la ropa como por debajo». Este se aprovechaba de que la niña se encontraba haciendo los deberes o viendo la televisión para cometer estos actos delictivos.

El Ministerio Público añade que en algunas ocasiones, el acusado llevaba a la menor al dormitorio que él compartía con su madre y allí «le quitaba la ropa y la dejaba completamente desnuda para introducirle sus dedos» en sus partes íntimas. Al tiempo, «le exigía a ella que le tocara a él», acción que ella llevó a cabo por encima de su ropa.

En una ocasión y según esta parte, ambos estaban «viendo la televisión en el salón» y aprovechó el adulto para tapar la zona de los genitales de la menor «con una manta y le bajó su ropa» para tocarla.

Algo nuevo

En otra ocasión, el procesado, en el domicilio de la capital grancanaria le dijo a la menor que fuera al baño que le iba a hacer «algo nuevo» y una vez allí practicó con ella sexo oral.

Otro día tumbó a la menor sobre la cama e hizo movimientos fuertes con su pelvis sobre la pelvis de ella «mientras apretaba fuerte su cuerpo sobre el de la niña. Como quiera que la menor sentía dolor, le decía que parara», detalla el escrito, aunque «él no desistió de su actitud y fue la menor la que tuvo que empujarle fuerte para quitárselo de encima», expone.

En este escenario de abusos sistemáticos, la menor llegó a declarar que su padrastro «en numerosas ocasiones», le dijo «que esperaría a que cumpliera doce años para poder penetrarla con su pene porque, por su edad, aún tenía la vagina demasiado estrecha».

Hay que destacar que este individuo, durante todo ese tiempo, hizo creer a la niña «que todo eran muestras de cariño hacia ella, lo que hacía que la menor confundiera esas acciones con el trato que como 'padre' le ofrecía y cuando ella manifestaba desagrado, él le decía que no se lo contara a nadie que ya se iba a acabar 'este problema'», sostiene la Fiscalía Provincial de Las Palmas.

El Ministerio Fiscal lo acusa de dos delitos continuados de abuso sexual a menor de 16 años -uno de ellos con acceso carnal- y uno de agresión sexual a menor de 16 años en un caso que será juzgado por la Sección Primera.