Aurelia Gil, en la zona del pasaje de Las Lagunetas. / arcadio suárez

«Me encanta callejear alrededor de Triana»

La diseñadora desvela algunos de los lugares favoritos de una ciudad «que necesita más espacios verdes»

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

La diseñadora grancanaria está muy vinculada a la zona de Triana. Estudió en las Dominicas y en los Jesuitas, por lo que desde niña estaba por el lugar, su familia residía en Rafael Cabrera y su taller lo ha tenido en la calles Torres, Domingo J. Navarro, General Bravo y desde el año pasado en Viera y Clavijo. «Me encanta callejear por los alrededores de Triana», destaca una mujer que se ha ido labrando un hueco en el difícil mundo de la moda a base de un enorme sacrificio y pasión.

La firma Aurelia Gil se encuentra «en un buen momento. Hacemos una colección al año de Pret-a-porter. Hemos entendido que no hay que esclavizarse a los ritmos del mercado. Contamos con una tienda online y no generamos stock. También seguimos con nuestra línea de novia y las colecciones de baño», destaca.

Empieza temprano su jornada y a primera hora acude a Vida Fitness para mantenerse en forma. Pasa muchas horas en su atelier de Viera y Clavijo, por lo que sus planes surgen en el entorno de Triana. «Tomar una caña en La Gamba y comer en La Travesía es un buen plan», destaca, añadiendo también otros restaurantes que son de su agrado como «La Florinda, Deliciosa Marta, El Santo o Siete Viejas».

Mientras dialogamos con Aurelia Gil recordamos sus inicios. «Estudié la carrera en Tenerife y luego me fui a Madrid. En 2002 Gran Canaria Moda Cálida sacó unas becas de moda e hice el máster, y me quedé. Mi primer atelier fue en un espacio muy pequeño de la calle Eusebio Navarro, en Arenales». La moda le viene desde niña, ya que ella siempre elegía su ropa y en la época carnavalera era la que hacía de costurera para los trajes con las amigas.

De la vinculación que ha tenido y sigue teniendo con Triana, la diseñadora destaca «que no soy de trianear. Casi todo lo hago por sus alrededores, como indiqué anteriormente».

Nacida en Las Palmas de Gran Canaria, Aurelia Gil ve una ciudad «que necesita espacios verdes. Hay que plantar más árboles y hay zonas para ello. Lo de San Telmo es una pena y el arreglo que hicieron en San Bernardo también, la dejaron llena de cemento y con árboles en macetas. El espacio urbano necesita más zonas verdes y hacia ese modelo van otras ciudades en Europa y en el mundo».

El próximo 18 de junio cumplirá su primer aniversario de casada. La vida no le ha cambiado mucho, pero este nuevo estado le va «genial. Llevo ya 12 años con David y también se implica en el negocio, algo que es la clave del éxito», destaca.

Un total de cinco mujeres trabajan en la firma de moda Aurelia Gil. No es fácil seguir avanzando en un mundo tan complicado, pero ella ha tenido siempre claro su filosofía de trabajo, a base de tradición, pasión e innovación.

Tomar algo con su hermana o su madre en el hotel Madrid, ir a buscar alguna tela a Arencibia, etc. Está claro que la vida de Aurelia Gil transcurre en una zona de la capital grancanaria llena de historia, que a nivel comercial continúa teniendo una enorme pujanza y que intenta emerger tras dos años muy complicados para todos los sectores, incluido el de la moda.