Imagen de archivo de agentes de la Guardia Civil dedicados a la investigación de delitos telemáticos. / C7

El empresario investigado es el Mago Argos, condenado por pornografía infantil

El individuo denunciado por abusar sexualmente de una empleada en Arucas acumula una pena dictada de conformidad en el año 2018

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Iago C.R., el empresario detenido esta semana y que está siendo investigado por haber -presuntamente- abusado sexualmente de una empleada en la empresa tecnológica Chovendo que tiene en Arucas, fue condenado en sentencia firme en 2018 por tenencia de pornografía infantil en una época en la que se dedicaba a espectáculos con niños haciéndose llamar Mago Argos.

Este procedimiento judicial nació tras la denuncia interpuesta en su contra por su expareja, que relató como Iago C.R. se dedicaba a hacer de mago en espectáculos con niños por toda la isla de Gran Canaria. La mujer detalló que el Mago Argos la obligó a ver vídeos con niñas de muy corta edad en la vivienda de ambos, según determinó en un informe inicial la Fiscalía de Criminalidad Informática de Las Palmas.

El Mago Argos -que ahora se dedica al sector del marketing digital- fue investigado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Arucas, que también es el responsable de las diligencias previas abiertas tras la denuncia formulada por la empleada que describió como el investigado la coaccionaba para mantener relaciones sexuales a cambio de abonarle las nóminas mensuales, según su versión.

Trabajaba con menores, reconoció tener un DVD con pornografía infantil y fue condenado a tres meses de prisión

En el caso por el que fue condenado a tres meses de prisión, el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil descubrió como el Mago Argos guardaba en su domicilio un DVD con tres carpetas qu e contenían grabaciones realizadas a una joven con una cámara oculta. Los títulos de esos archivos digitales eran 'cambiándose', 'culito' y 'poniéndose el pijama' y las capturas de pantalla que se hicieron a esas imágenes de vídeo demostraban, a juicio de los investigadores, que las mismas fueron tomadas sin el consentimiento de la supuesta víctima, según el informe técnico policial.

Además de este hecho, la expareja del investigado declaró en sede judicial que Iago C.R. la obligó -presuntamente- durante 2015 a ver con él tres vídeos de pornografía infantil: uno con una menor de tres o de cuatro años, otro con una niña de once y otro último con otra niña de doce años, según el informe dictado en su momento por el Ministerio Fiscal.

También relató que este individuo, en junio de 2015, se aprovechó de una menor de 15 años al aplicarle crema en el culo, en la espalda y en los pechos, con la excusa de curarle unas quemaduras y que luego le enseñó un vídeo grabado a esta menor de edad mientras se duchaba, detalló la acusación pública.

Finalmente y a pesar de que inicialmente se le investigaba por cinco delitos -exhibición de pornografía infantil, abuso sexual sobre menores de 16 años, contra la intimidad y dos delitos de confección de material pornográfico infantil-, solo fue condenado por la tenencia de pornografía infantil, un hecho que reconoció por lo que fue penado de conformidad a tres meses de prisión en una sentencia dictada en 2018.

Aparte de trabajar como el Mago Argos, este gallego afincado en Gran Canaria fue fotógrafo de moda y ahora regentaba una empresa de marketing digital en la ciudad de Arucas.