El magistrado grancanario Arcadio Díaz Tejera, en una imagen tomada en su despacho. / C7

Díaz Tejera deja su juzgado de instrucción y recala en el de Vigilancia Penitenciaria

El magistrado concursó a la plaza tras dos años de «intenso trabajo» y movido por la «curiosidad» que tiene «por abrir nuevas etapas»

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria.

El magistrado grancanario Arcadio Díaz Tejera abandonará a primeros de septiembre el Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria donde ha estado ejerciendo desde hace dos años y se incorporará al de Vigilancia Penitenciaria número 3 también de la capital grancanaria. El exdiputado del Común sustituyó a Victoria Rosell en el órgano de instrucción cuando esta ocupó el cargo de delegada del Gobierno contra la Violencia de Género y ahora ocupará la plaza que dejó también en su momento Carla Vallejo para incorporarse en servicios especiales al Ejecutivo autonómico como viceconsejera de Justicia y Seguridad.

Para Díaz Tejera, la decisión de haber concursado a la plaza de Vigilancia Penitenciaria llega tras dos años de «intenso trabajo en Instrucción 8. Sigo teniendo la curiosidad por abrir nuevas etapas después de dos años llevando la crisis migratoria mañana, tarde y noche, sábados y festivos y eso solo lo saben los que han estado conmigo codo con codo. Atendimos siempre a un montón de gente que me planteaba diversos problemas, los cuales unos se hicieron públicos y quedarán siempre en el anonimato», reflexionó.

«Toca nueva etapa, nuevo aprendizaje», según afirmó el magistrado, que regresó a la carrera judicial tras una dilatada y exitosa etapa política. «Mientras tenga curiosidad, ganas de aprender y me siga gustando mi trabajo, continuaré aquí. A mí me gusta mucho la instrucción, la primera línea y ya probé la experiencia de la Audiencia Provincial en Tenerife donde fui feliz, pero no estaba en mi casa y es duro estar fuera tras años en Estrasburgo y viajando por toda la península. Ahora toca cambiar tras dos años muy intensos», explicó.

«Me gusta mucho la instrucción, la primera línea, pero ahora toca cambiar tras dos años muy intensos», explicó

Díaz Tejera tomará posesión, probablemente, tras la publicación en el BOE del nombramiento en septiembre y después de tomar unas «merecidas vacaciones tras mucho trabajo, por lo que me incorporaré a mi nuevo puesto, probablemente entre finales de septiembre, principios de octubre», detalló y se irá no sin antes «agradecer públicamente el gran trabajo que realizan a diario todos los funcionarios de Instrucción 8, les guardo mucho cariño. Con ellos podría seguir los cinco años que me quedan para jubilarme, pero creo que es el momento de dar un cambio radical en mi vida, por una cuestión de salud principalmente».

Reconoce que le gusta mucho «la instrucción, la infantería, resolver conflictos con la gente, las guardias en las que uno tiene cuatro calderos al fuego... Me entusiasma este desafío jurídico, intelectual y humano que afrontamos cada día y por esa razón concursé. Ahora voy por primera vez a este nuevo destino profesional y tengo que dar las gracias a mi compañera magistrada Belén Sánchez que me está ayudando mucho en esta materia. Ahora toca estudiar y ponerse al día durante las vacaciones».

Ahora queda pendiente que el TSJC resuelva el concurso abierto para sustituir a Arcadio Díaz Tejera en Instrucción 8. De la provincia de Las Palmas solo se presentó la magistrada Luz Calvé Mortes.

«No quedará ningún asunto complejo pendiente y el que llegue se encontrará con un juzgado al día»

Arcadio Díaz Tejera reconoce a este periódico que llegó a un Juzgado de Instrucción número 8 con muchas causas pendientes y de enorme trascendencia pública, como puede ser el caso del empresario Miguel Ángel Ramírez y Seguridad Integral Canaria, pero «después de dos años de estabilidad con un juez, este órgano ya no es una 'papa caliente' y a primeros de septiembre saldrán los autos de varios asuntos que quedaban pendientes. No quedará ningún asunto complejo pendiente y el compañero que llegue se encontrará con un juzgado al día».

El magistrado reconoce que en estos dos años ha pedido «tres veces un juez de refuerzo» porque «hemos tenido muchísimo trabajo. No solo llevábamos el CIE de Barranco Seco, sino que también teníamos el CATE –Centro de Acogida Temporal–, el Colegio León y el Canarias 50. Supervisábamos cuatro aparte de todo el trabajo que estaba acumulado en el juzgado y eso se nota».

Incluso, en la última sesión de la Sala de Gobierno del TSJC se abordó la petición de un refuerzo para este órgano judicial planteada por Díaz Tejera, pero la misma la rechazó acordando «de forma inmediata» ningún tipo de medida, «pudiendo reconsiderar la Sala de Gobierno la solicitud tras la evaluación de la situación del Juzgado por el nuevo titular una vez tome posesión, si así lo interesara», se detalla en el acta de la Sala.