Jesús Vega Mesa firma libros en Tamaraceite. / C7

El 'Diario de un Cura' que rezuma amor por el barrio de Tamaraceite y sus gentes

Jesús vega Mesa, quien fuera párroco del barrio entre 1994 y 2008, edita un libro con sus escritos y reflexiones cuya venta se destinará a un proyecto educativo en Guatemala

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Jesús Vega Mesa fue párroco de Tamaraceite entre 1994 y 2008. Cuando llegó, el barrio «tenía cierta fama», pero el cura descubrió muchos valores. «Me convencí de que cuatro personas no pueden dejar una mala fama a un pueblo con tanta gente buena», asegura tras firmar ejemplares de su libro 'Diario de un Cura', en el que recopila las reflexiones y sentimientos que le ha generado su experiencia vital seglar, no solo en la capital sino también en Arinaga e Ingenio.

Tamaraceite es la feligresía con la que más tiempo ha estado, un total de catorce años. Por eso, asegura, «Tamaraceite está presente en casi cada una de las páginas del libro». De su mano recibieron un buen impulso la emisora parroquial y la asociación juvenil.

«Es un barrio de la ciudad pero funciona y vive como un pueblo y la gente tiene este concepto», expone Vega Mesa, «los vecinos defienden mucho su cachito de tierra y sufre mucho por lo que se ha hecho después».

El párroco ha recogido el sentir de muchos feligreses, quienes le trasladaron su preocupación por la transformación de lo que antaño fue el corazón de un municipio propio y ahora es el principal sector de crecimiento urbanístico de Las Palmas de Gran Canaria.

El libro puede adquirirse en las parroquias de Tamaraceite, Vecindario, Cruce de Arinaga e Ingenio a un precio de quince euros. El dinero que se recaude se destinará, de manera íntegra a un proyecto educativo que la Iglesia desarrolla en Guatemala.

Jesús Vega Mesa solía acudir con jóvenes de Tamaraceite a colaborar en las misiones que tenía la Iglesia católica. Durante cuatro años, empleaba los veranos en países como Guatemala, Nicaragua y Bolivia, donde había misioneros canarios y de otras partes de España.

«Fue una experiencia muy rica, veníamos encantados y cansados pero muy contentos por apoyar la labor que allí se desarrollaba», recuerda.

Varios momentos de la firma de libros. / C7

El libro surge del empeño de unos amigos de Jesús Vega, quienes pretendían que no se perdiera los escritos que el párroco ha ido acumulando durante tantos años en las páginas webs de las parroquias y en las redes sociales.

«Nunca pensé en escribir un diario o un libro», prosigue el sacerdote, «yo escribía por la necesidad que sentía de exponer mis experiencias y vivencias, de que no se me olvidaran».