Los despedidos llevaron su protesta a la plaza de Santa Ana. / COBER

Los 187 despedidos de Limpieza elevan su voz en la plaza de Santa Ana

Los barrenderos leyeron en la calle el pronunciamiento que habían preparado para intervenir en el pleno y que no fue permitido

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La representación de los 187 trabajadores de Limpieza despedidos en enero y cuyo expediente de regulación de empleo fue declarado improcedente por parte del Tribunal Superior de Justicia de Canarias se concentró ayer a las puertas de las Casas Consistoriales, donde se celebraba el pleno. Ante la imposibilidad de participar en la sesión plenaria (después de que la secretaría general tumbase una moción del PP para que se negociara una salida a su situación, por estar el asunto judicializado), los trabajadores leyeron su manifiesto en la plaza de Santa Ana.

Allí expusieron que su contratación se hizo en fraude de ley y, por tanto, deben ser considerados personal laboral indefinido no fijo o, en su defecto, fijo discontinuo. Además, volvieron a criticar que los responsables del gobierno municipal no hayan querido atenderlos en ningún momento. E insistieron en que pasaron «por un tribunal, con lo que no hemos accedido por ninguna puerta trasera».

Durante el transcurso del pleno, el viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, trató de forzar la inclusión de la moción, pero el alcalde, Augusto Hidalgo, no lo permitió porque el asunto ya no formaba parte del orden del día. «La moción fue rechazada por la secretaría», dijo el regidor, «no puede haber un pronunciamiento».

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres, pidió que «se deje de judicializar el servicio de limpieza y se readmita de manera temporal a los trabajadores despedidos hasta que se convoquen las plazas» para cubrir las vacantes de la plantilla.

La concejala no adscrita Carmen Guerra también intervino en el pleno para pedirle al alcalde, Augusto Hidalgo, que reconsiderara su postura y se reuniera con estos peones.