Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 24 de junio
Imagen de la vivienda donde vivía la pareja investigada con su bebé. C7
Crimen de María Eleyda: ante un jurado por asesinato alevoso y por no atender al bebé

Crimen de María Eleyda: ante un jurado por asesinato alevoso y por no atender al bebé

Tribunales ·

El fiscal concreta la imputación contra los padres que acabaron con la vida de su niña de tres meses en Fuerteventura. Tenía coca en su organismo

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 5 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Ministerio Fiscal ha concretado la imputación contra los dos padres que están en prisión acusados de haber acabado con la bebé de tres meses llamada María Eleyda en abril de 2023 en Fuerteventura.

Después de la comparecencia de concreción de la imputación celebrada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Puerto del Rosario, la acusación atribuye a Juan Francisco L.S. la participación a título de autor en la comisión de un delito de asesinato alevoso y otro de incumplimiento de los deberes familiares. Este último delito también se lo imputa inicialmente a la madre de la víctima que responde al nombre de Brenda J. R. B.

Mientras, las defensas de la pareja interesaron el archivo de la causa al entender que sus clientes no son autores de ningún tipo de acción que merezca el reproche penal, una petición que fue desestimada por la autoridad judicial.

Tras este trámite, el procedimiento se encamina de forma prácticamente indefectible hacia la celebración de un juicio ante un jurado popular por el crimen de María Eleyda.

Los hechos

Según el auto judicial, el 29 de abril de 2023, sobre las 23.25 horas, una menor de tres meses de edad ingresó cadáver en el Centro de Salud de Puerto del Rosario después de que su padre la llevara alegando que no se encontraba bien.

La bebé presentaba una dermatitis del pañal muy avanzada y tenía las uñas largas y sucias hasta el punto de que el forense declaró que en ningún momento se las cortaron desde su nacimiento. Agentes de la Policía Nacional fueron al domicilio de los padres y vieron que se encontraba en un estado insalubre con cigarros y porros cerca de dónde la bebé se bañaba así como suciedad de varios días. Unas condiciones «insalubres no compatibles con el poco tiempo de vida que tenía» María Eleyda, determinaron.

De forma paralela, otro de los hijos del investigado dio positivo en orina en cocaína y cannabis, lo que evidenció para la jueza instructora «una evidente falta de cuidado» respecto de un menor que tenía menos de un año de vida.

Abunda el auto en que se apreció «una falta absoluta de cuidado de la menor de tres meses por ambos progenitores», tanto en higiene como en «condiciones mínimas de habitabilidad de la vivienda». Este aspecto quedó acreditado con la declaración del forense quien afirmó que la menor tenía una fontanela -parte blanda de la separación del cráneo- abierta de cinco centímetros que no era propio de su edad y que era «consecuencia de una falta de alimentación».

De la misma forma, la instrucción concluye que en los audios que el investigado envió a su pareja en las posibles horas de la data de la muerte, se le observó «un estado de nerviosismo porque la menor no paraba de llorar y quería calmarla» y poder «fumarse un porro».

Por último, la magistrada advirtió de «claras contradicciones, con datos objetivos» en el testimonio del principal investigado.

Juan Francisco L.S. manifestó que María Eleyda «ingresó caliente», o sea, viva en el centro de salud, pero el forense determinó que «llevaba fallecida al menos tres o cuatro horas». Según su declaración, dijo que la «dejó dormir», pero existe un lapso de tiempo entre que la menor dejó de llorar y el momento en que el padre se percató y decidió «ir al centro de salud».

Las defensas interesaron sin éxito el archivo de la causa respecto a los dos investigados. Este procedimiento irá a juicio

Otra contradicción se residencia en la declaración de un vecino que expuso que el investigado «lo llamó para cuidar a los otros menores», pero finalmente no hizo ni «oyó nada de llantos de la menor en el momento en que recibió el encargo de Juan Francisco L.S.

El informe de la autopsia determinó que la menor tenía diversas lesiones y suciedad en las orejas, pies, ombligo, manos, cabello y pliegues corporales, además de un eritema rojizo que abarcaba toda la zona que ocuparía el pañal (zona inguinal, vulvar, perineal y anal. También se le realizó un test de drogas que obtuvo un resultado positivo en cocaína. Las causas de la muerte fueron un edema pulmonar y hemorragia intracraneal, agravada por una intoxicación con cocaína.

Con estos datos, la jueza María José Oliva Rodrigo acordó la continuación del procedimiento por los trámites del Tribunal del Jurado y, además, interesó la declaración en sede judicial de dos nuevos testigos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios