Imagen de la playa del Confital con la bandera roja que informa de la prohibición del baño. / ARCADIO SUÁREZ

El Confital sufrió en septiembre el peor episodio de contaminación fecal desde el año 2018

El nivel de concentración de enterococos casi multiplicó por diez los límites recomendados por las autoridades sanitarias

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La playa del Confital, que fue cerrada al baño el 25 de abril de 2017 por la presencia de bacterias fecales, sigue padeciendo picos de contaminación anormales. Los análisis sanitarios realizados el 14 de septiembre muestran un nivel de concentración de enterococos intestinales hasta diez veces superior a los límites permitidos para autorizar el baño. Se obtuvieron, en esa ocasión, 1.700 unidades formadoras de colonias (UFC) por cada cien mililitros de agua, tal y como queda registrado en el programa Náyade sobre la calidad de las aguas de baño del Ministerio de Sanidad español.

Se trata del pico más alto registrado por los técnicos sanitarios desde 2018. En estos cuatro años se han producido quince episodios de contaminación de las aguas, la mayoría de ellos en 2019. En ese año, los registros detectaron seis episodios de alta concentración de bacterias; le siguen, en orden decreciente, el año 2020, con cuatro alarmas; el año en curso, con tres; y, por último, el 2018, con solo dos casos.

La novedad que presenta la situación actual es que los tres episodios de 2021 han sido excepcionalmente altos. Así, el 14 de septiembre se alcanzó el techo de los últimos cuatro años, con 1.700 UFC; el 9 de agosto, se anotó un registro de 1.500 UFC -el segundo peor en todo el periodo de referencia; y el 20 de septiembre, la cifra alcanzó las 690 UFC, que si bien es más baja que los dos anteriores, es la cuarta más alta de todo el registro, solo superada por las mil unidades formadoras de colonias que fueron detectadas en julio de 2020.

En esos días en los que El Confital soportaba niveles de polución de 1.700 UFC, la playa de Las Canteras oscilaba entre las 11 y las 16, unas cien veces menos.

Origen desconocido

Pese a la sucesión de episodios de contaminación, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria sigue sin detectar el foco emisor de la contaminación fecal. Desde la Concejalía de Ciudad de Mar se ha llevado a cabo un análisis de posibles hipótesis que se han ido descartando una tras otra: que viniese del mar; que procediese de la Casa Roja o de la caseta que Cruz Roja utiliza en El Confital; de la red de saneamiento que hay entre la entrada de esta playa y La Puntilla.

Al final, «la única hipótesis plausible es que venga de la zona de Las Coloradas -por el mal estado de la red de saneamiento- o de la zona militar». Así lo expuso el concejal de Ciudad de Mar del Consistorio capitalino, José Eduardo Ramírez, en una reciente comparecencia plenaria. «Esta posibilidad es la que está sobre la mesa en la actualidad y es la que el Ayuntamiento trata de solventar», añadió. De hecho, está pendiente una inversión de 360.000 euros para la renovación de las alcantarillas del barrio de Las Coloradas, que se sabe que se encuentran en un mal estado.

La contaminación

  • Un 20% de casos. Dos de cada diez análisis sanitarios registrados por el sistema de información nacional Náyade de calidad de las aguas de baño para la playa del Confital muestran concentraciones fecales superiores a las permitidas por la normativa específica.

La situación fue criticada por parte del viceportavoz municipal del PP, Ángel Sabroso, quien echó en cara al gobierno que «no se informara a la población» de los últimos episodios de contaminación fecal sufridos por El Confital. «Debe recordar al ciudadano que esa playa está contaminada», le recriminó, «cuando ve que sigue siendo utilizada por cientos de bañistas, debe hacer esfuerzos para informarles». En su opinión, esta política de comunicación ciudadana solo responde al interés de «camuflar que la playa lleva cuatro años cerrada».

Ramírez le respondió que se han colocado carteles que recuerdan que el baño está prohibido y ondea la bandera roja, pero explicó que estos elementos informativos son «vandalizados».

Para Lidia Cáceres (Ciudadanos), el problema no se ha solventado porque «no se ha sido valiente y no se ha querido levantar las calles de La Isleta para renovar la red de alcantarillado».

Y, por último, el portavoz de Coalición Canaria, Francis Candil, apuntó la falta de actitud política y de capacidad de gestión para que el fenómeno de la contaminación de la playa del Confital quede solucionado de manera definitiva.