Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 22 de julio
El magistrado presidente, Miguel Ángel Parramón. C7
Condenado a cuatro años y ocho meses de cárcel por el crimen de Miguel Ángel García

Condenado a cuatro años y ocho meses de cárcel por el crimen de Miguel Ángel García

Tribunales ·

Reconoció los hechos y las partes llegaron a un acuerdo que evitó constituir el jurado popular

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 18 de junio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Este lunes se celebró el juicio contra Carlos G.T., acusado de ser el autor del crimen que acabó con la vida de Miguel Ángel García el 19 de septiembre de 2021 en el parque Pino Apolinario de Guanarteme. Las partes llegaron a un acuerdo por el que el acusado reconoció los hechos y fue condenado a cuatro años y ocho meses de cárcel.

El fiscal Javier García Cabañas acusaba a Carlos G.T. de ser el autor de la patada que causó la muerte de Miguel Ángel García. El 19 de septiembre de 2021, alrededor de las 20.00 horas, Carlos y un amigo estaban en un banco del parque cuando Miguel Ángel comenzó a molestarlos, llegando a tocar a Carlos en los genitales y proferirle insultos. A pesar de los repetidos intentos de Carlos y su amigo por hacer que Miguel Ángel se alejara, este continuó provocándolos.

Más tarde, se unieron al grupo otros amigos de Carlos, quienes notaron su enojo y observaron que Miguel Ángel estaba bajo la influencia del alcohol.

La víctima siguió insultando desde otro banco. Carlos, enfadado, se acercó a Miguel Ángel y comenzaron a pelear. En el forcejeo, un amigo intentó separarlos, empujando a ambos. Cayó al suelo y, antes de que su cabeza tocara el piso, Carlos le dio una patada en el cuello, causándole una lesión mortal. Después de la agresión, los jóvenes permanecieron en el banco. Uno de los amigos comprobó que Miguel Ángel aún vivía, y Carlos aprovechó para tomar unos guantes de la víctima. Carlos G.T. padece esquizofrenia paranoide con consumo de sustancias tóxicas, lo que afectó sus facultades cognitivas y volitivas en el momento de los hechos.

Ahora, el juzgado de Vigilancia Penitenciaria tendrá que decidir si el condenado es internado en un centro educativo especial adecuado al tipo de alteración psíquica que padece, como así interesó el Ministerio Fiscal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios