Borrar
De esta forma quedó el vehículo conducido por Héctor Ramón P.F. tras atropellar a Mario Martel. C7
El coche que atropelló al corredor Mario Martel iba entre 70 y 82 km/h y lo lanzó a 39 metros

El coche que atropelló al corredor Mario Martel iba entre 70 y 82 km/h y lo lanzó a 39 metros

Tribunales ·

El atestado dice que el conductor que arrolló al atleta el 29 de enero en el Puerto de Las Palmas dio positivo con 0,37 mg/L de alcohol en sangre

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 29 de abril 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El atestado que realizó la Policía Local de las Palmas de Gran Canaria acerca del accidente que acabó con la vida del corredor Mario Martel en el Puerto de Las Palmas la mañana del 29 de enero, determina que el conductor que lo atropelló circulaba a una velocidad entre 70 y 82 km/h, lanzó el cuerpo de la víctima a 39 metros a causa del impacto y, además, arrojó un resultado positivo de alcohol en sangre de 0,37 mg/L. El conductor, Héctor Ramón P.F., está siendo investigado por la comisión de un presunto delito de homicidio por imprudencia grave y otro contra la seguridad vial.

Este desgraciado suceso tuvo lugar en la Avenida de las Petrolíferas, justo enfrente del campo de fútbol que está dentro de la Autoridad Portuaria, a las 8.48 horas del domingo 29 de enero. Esa mañana, Mario Martel había salido en solitario a hacer lo que más le gustaba que era ir a correr ya que era un reconocido atleta. Empezó a trotar a las 7.57 horas desde Guanarteme, transitó por el paseo de Las Canteras hasta entrar en la Autoridad Portuaria por el Acuario Poema del Mar. Una vez dentro del muelle, fue por la calle El Guinchete hasta acceder a la Avenida de las Petrolíferas, la vía principal de esta zona, y donde minutos después perdería la vida al ser arrollado por un coche. Corrió 8,9 kilómetros en 51:20 minutos antes de perder la vida.

El vehículo era conducido por Héctor Ramón P.F., venezolano de nacimiento y residente en el municipio de Arucas. Esta persona al parecer y según figura en el atestado realizado por la Policía Judicial de la Policía Local, había salido la noche anterior a una fiesta y consumió alcohol. Luego, fue a trabajar ya que estaba trabajando en una plataforma y las cámaras lo detectaron entrando por el control de la Guardia Civil a las 8.47 horas y justo un minuto después, enfiló la recta de la Avenida de las Petrolíferas.

Ahí se tomó de frente con Mario Martel, que venía corriendo en sentido contrario y utilizando el asfalto, aunque en la zona habilitada para el aparcamiento de vehículos que, en ese momento, estaba totalmente vacía. De repente y, según manifestó de forma espontánea el investigado, invadió esa parte de la vía y se llevó por delante a Mario Martel, que perdió la vida instantes después.

El conductor golpeó fuertemente al atleta con la zona delantera derecha de su Suzuki Vitara y lo lanzó a 39,90 metros de distancia del punto de colisión.

Sobre la marcha y según declaró una testigo que se encontraba viendo un partido de fútbol en el campo anexo a esa zona y que fue la que llamó al 112, se bajó del coche y empezó a caminar de un lado a otro llevándose las manos a la cabeza y a los bolsillos: «Se escuchó un fuerte golpe, como si se cayera una grúa», dijo la testigo a los policías, añadiendo que no se oyeron «ni frenazo ni gritos».

A las 9.00 horas llegaron varias unidades de la Policía Local y una ambulancia y el médico que asistió a la víctima decretó su fallecimiento a las 9.24 horas.

«Voy a ser padre e ir a la cárcel»

A uno de los agentes, Héctor Ramón P.F. le dijo de forma espontánea «no lo vi, no pude hacer nada. Cuando lo vi ya no pude hacer nada», mientras que a un policía portuario le comentó que había salido la noche anterior y se quedó «a dormir en su coche y que después se iba a trabajar».

En esos minutos, el investigado llamó a un compañero suyo de trabajo diciéndole que si podía acudir donde él estaba «porque había sufrido un accidente». Al llegar, manifestó que vio a Héctor Héctor Ramón P.F. «literalmente en la esquina de la acera tirado en el suelo, llorando desconsoladamente». Se acercó a él y le exclamó «ya lo maté, voy a ser padre y voy a ir a la cárcel».

«Ay Dios mío, no lo vi, me despisté», le dijo a un compañero de trabajo

A otro compañero de trabajo que se acercó a la zona del siniestro, el conductor también le dijo entre sollozos «ay Dios mío, no lo vi, me despisté».

Los agentes encargados del atestado le hicieron las pruebas de alcoholemia y detección de drogas. La primera arrojó un resultado positivo de 0,37 mg/L de alcohol en sangre, mientras que la segunda dio negativo.

Fue detenido y trasladado a la comisaría donde se instruyeron las diligencias pertinentes y fue puesto en libertad en un procedimiento que lo investiga el Juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria por un presunto delito de homicidio por imprudencia grave y otro contra la seguridad vial.

Reconocimiento

El fallecido era perito de Mapfre y un gran aficionado al atletismo. El próximo 5 de mayo tendrá lugar la colocación de una placa en su memoria en el Parque Romano en un acto que dará comienzo a las 18.00 horas.

El corredor Mario Martel. C7

Falleció a causa de un politraumatismo de carácter severo

Según la autopsia, Mario Martel perdió la vida a los 53 años como consecuencia de un politraumatismo severo que derivó en la destrucción de centros vitales. Además, había sufrido varias fracturas óseas. El estudio realizado por los agentes encargados del atestado, llegó a la conclusión de que el vehículo circulaba a una velocidad de entre 70 y 82 km/h en una vía en la que el límite legal está establecido en 40 km/h. El tramo era recto, de 175 metros de longitud y con visibilidad. Los investigadores creen que se produjo una pérdida de control del coche por «falta de descanso nocturno y consumo de alcohol».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios