Final de la gala drag del carnaval en su edición de 2020. / ARCADIO SUÁREZ

El carnaval se retrasa quince días y estudia ampliar el plazo para que se inscriban más drags

La fiesta pasa del 11 al 25 de febrero y culminará el 20 de marzo, lo que obliga a trasladar las galas. Hay 26 drags queen inscritos

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de gran Canaria

La rápida extensión de la pandemia por las islas y el peaje que se está cobrando en forma de vidas y saturación de los servicios sanitarios ha hecho que el Ayuntamiento haya decidido retrasar dos semanas la celebración del carnaval. Así, el inicio de la fiesta pasa del 11 al 25 de febrero, de forma que la celebración se prolongará hasta el próximo 20 de marzo.

«La decisión, tomada en el contexto actual de casos positivos de covid, llega después de una reunión del equipo de trabajo, que ha valorado positivamente el movimiento en el tablero de fechas», se explica en la convocatoria que remitió este miércoles el Ayuntamiento para una rueda de prensa que tendrá lugar este jueves y en la que se ofrecerán detalles de la configuración final del nuevo programa de actos.

Por el momento, ha trascendido ya que las murgas celebrarán sus dos fases previas los días 2 y 3 de marzo, mientras que la final queda para el día 5 de marzo.

Entre las fases y la final, se manejaba el día 4 de marzo para la celebración del concurso de comparsas adultas.

Concurso de comparsas en 2020. / Juan carlos alonso

El martes de carnaval, que es el día 1 de marzo, sigue quedando dentro del programa de actos del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Fuentes consultadas por este periódico indicaron que es poco probable que se cambie el festivo por el perjuicio que puede causar no solo a ciudadanos -pues muchos colegios tienen previsto coger ese día como libre- sino también a visitantes que hayan planificado su viaje a la capital grancanaria aprovechando el puente que se genera.

Esto puede variar la distribución de actos respecto al programa original ya derogado. En el calendario que ahora se modifica, la gala de la reina (25 de febrero), la pregala drag (26 de febrero) y la gala drag (28 de febrero) se concentraban en el fin de semana del puente que formaba el martes de carnaval.

El Ayuntamiento apuesta por celebrar todas las galas y considera que el plazo de quince días dará más tiempo a los grupos para ensayar y superar las dificultades que se han encontrado en las últimas semanas ante las restricciones impuestas para tratar de frenar la expansión de la pandemia.

Así, fuentes del gobierno explicaron que para presentarse a los concursos, los participantes deberán exhibir el certificado de vacunación o, en su defecto, someterse a un test de antígenos.

Más drags

El aplazamiento también dará la posibilidad a muchos candidatos drag a presentarse a la gala. Así, aunque el plazo de inscripción se cerró con veintiséis candidatos, en estos momentos se estudia la posibilidad de reabrir las inscripciones porque hubo varios aspirantes que no pudieron presentarse por incompatibilidad de fechas.

Además, había dudas de que los veintiséis pudieran presentarse por las dificultades económicas por las que atraviesan. «Se caerán dos o tres porque el Ayuntamiento prometió entregar unas ayudas de 2.500 euros antes del 31 de diciembre y no se ha pagado a ninguno», explicaron las fuentes consultadas.

La noticia del retraso de quince días en la celebración del carnaval fue bien recibida por los grupos de la fiesta.

«Era necesario», expuso José María González, presidente de la Federación Insular de Grupos del Carnaval (Figruc), «nadie se lo ha tomado a mal porque era lo lógico, la pandemia del covid-19 está descontrolada y hay que buscar las mayores garantías de seguridad». Sí apuntó, sin embargo, el perjuicio que le puede ocasionar a la murga que iba a venir a participar en el carnaval de Las Palmas de Gran Canaria desde Fuerteventura, Los Gambusinos, que ya tenían contratado el viaje.

Para la presidenta de la asociación de comparsas, Comcarnaval, Celeste Vargas, también resulta positivo. «Se entiende que se haya tomado esta decisión por el repunte en el número de contagios», expuso, «estamos de acuerdo en que se proteja la salud de los participantes y porque nos da más tiempo, plantear una coreografía de dieciocho minutos en apenas dos meses no resulta algo sencillo».

Imagen del concurso de murgas de 2020. / C7

La oposición critica la falta de previsión del grupo de gobierno

Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento se mueven entre la crítica ante lo que consideran una improvisación y el apoyo. La portavoz del PP, Pepa Luzardo, mostró su preocupación por que «se estén adjudicando concursos para el montaje del escenario, gradas o seguridad y no sabemos si incluyen alguna cláusula sobre la posible cancelación de la fiesta, ya que estamos hablando de más de 750.000 euros». Y criticó la falta de previsión del grupo de gobierno.

Esa misma sensación tiene el concejal de CC David Suárez. «La sexta ola ya había llegado antes de que se iniciara el montaje del escenario. Ahora habrá que ampliar contratos de todos los servicios directos e indirectos que se ponen en marcha, pero como se paga con dinero público, pues no les importa a los socialistas».

Lidia Cáceres, de Ciudadanos, en cambio, apoyó la medida. «No es mala idea, ante el aumento de los contagios». La edila felicitó a los grupos que se han mantenido porque «el carnaval hace falta más que nunca».

La edila no adscrita Beatriz Correas considera «una imprudencia» que se realicen actos multitudinarios. «Estamos inmersos en una nueva oca, consecuencia de las fiestas navideñas, y espero que el Ayuntamiento sea lo suficientemente prudente para no generar otra ola con el carnaval».

El concejal no adscrito José Antonio Guerra lamentó la imprudencia y la falta de valentía. «Con este nivel de contagio, debería suspenderse el carnaval hasta que las autoridades sanitarias indiquen que la situación es idónea, no se puede jugar con la salud de las personas», afirmó, «quince días no cambia nada y por encima del carnaval, está la salud de las personas».