Imagen de archivo del Puerto de la Luz y de Las Palmas. / C7

La capital rebaja el IBI al Puerto en 2023 pero mantiene el catastro general

La propuesta de rebaja planteada por CC recortaría 30 millones de euros al año en ingresos

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La concejala de Hacienda del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Encarna Galván acaba de anunciar que en septiembre se aprobará, de manera inicial, la reducción del Impuesto de Bienes Inmuebles de Características Especiales (Ibices) que se pasa al cobro a las empresas del Puerto de La Luz y de Las Palmas.

La medida, que supondrá una reducción de ingresos para el municipio de unos 357.000 euros anuales, se aplicará a partir del 1 de enero del próximo año. Un total de 192 empresas se beneficiarán de una disminución del tipo impositivo del 1,3 al 1,135.

Lo que no aceptó el grupo de gobierno fue la propuesta planteada por el grupo municipal de Coalición Canaria de que se rebajara el tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), desde el 0,67 actual hasta el 0,42. Según Galván, esto provocaría una reducción de unos 30 millones de euros al año, lo que tendría una repercusión directa en el nivel de gastos y servicios que presta el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

La edila recordó que la presión fiscal que soportan los ciudadanos de la capital «está a la cola de las grandes capitales españolas». Y, por tanto, «no existe la necesidad» de aliviar el peso de los impuestos.

No obstante, aseguró que este Ayuntamiento «rebaja impuestos» y apuntó las bonificaciones que suponen el IBI solar, el descenso del impuesto de circulación o la disminución de las plusvalías.

Para el proponente, el edil nacionalista Francis Candil, la situación económica del Ayuntamiento permite afrontar una rebaja del catastro como la planteada este viernes y que fue rechazada por el Pleno. «Tebnemos uno de los IBIs más altos de Canarias y existe margen para bajarlo», argumentó en relación a los más de 300 millones de euros que el Consistorio tiene en el banco. «Podemos contribuir a que los ciudadanos tengan más dinero en sus bolsillos para afrontar sus gastos», añadió.

Desde las filas del Partido Popular, el concejal Víctor Moreno considera que «no tiene justificación no haber bajado los impuestos», sobre todo en una situación de crisis e inflación como la actual.

Lidia Cáceres, portavoz de Ciudadanos, también comparte la opinión de que es mejor que los vecinos matengan el dinero en sus cuentas y no en las del Ayuntamiento. «Lo que tienen que cobrar es lo justo y necesario para prestar los servicios», determinó.

Para la concejala no adscrita Carmen Guerra, «no se puede tener un ayuntamiento rico con ciudadanos pobres». Por eso, apostó por una rebaja de todos los impuestos, no solo el catastro.