Imagen de la playa de La Laja, en la capital grancanaria. / arcadio suárez

La capital grancanaria apuesta por la tecnología para mejorar la gestión de sus playas

El Ayuntamiento licita por 500.000 euros un proyecto para monitorizar Las Canteras, Alcaravaneras y La Laja para conocer en tiempo real sus intensidades de uso y llevar un control medioambiental que puede contribuir a reforzar el destino. El plazo para presentar propuestas expira el 1 de agosto

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Los concejales de Ciudad de Mar y de Innovación Tecnológica del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez y Mario Regidor, respectivamente, dieron a conocer en la mañana de este martes el proceso de licitación iniciado por Sagulpa para el desarrollo de un proyecto que impulsa la utilización del big data para la gestión inteligente de las playas de Las Canteras, Alcaravaneras y La Laja.

«El proyecto Datalab», avanzó Ramírez, «se centra en apoyar a las empresas tecnológicas y a los destinos para impulsar despliegues de tecnologías basadas en la analítica de datos para recabar, tratar, analizar» información que «mejore la competitividad de las empresas turísticas» y «del propio destino turístico».

Medio millón de euros

Añadió que el proyecto cuenta con una inversión de 500.000 euros «a ejecutar en 10 meses desde su adjudicación» y que las empresas interesadas pueden presentar sus propuestas hasta el «1 de agosto».

Ramírez comentó que esta iniciativa se enmarca «dentro del programa de cooperación Interreg Mac» 2014-2020, que «tiene como destinatarios los archipiélagos de Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde», y que se sustenta en tres grandes objetivos: «mejorar la competitividad de las empresas del sector turístico y tecnológico, generar talento a través de la ejecución de iniciativas para la mejora de las capacidades y competencias de los profesionales del sector, y modernizar al sector turístico a través del desarrollo de proyectos de sensorización y medición de la actividad turística para su integración en plataformas y sistemas de big data y analíticas de datos».

Este último aspecto, señaló, es el centra el proyecto «que acabamos de sacar a licitación» y que «es un servicio de instalación para metrización y puesta en marcha del sistema de gestión de playas y litoral de Las Palmas de Gran Canaria con suministro de dispositivos», que se incluye en la iniciativa municipal LPA Inteligencia Azul.

Así, Ramírez explicó que «la descripción del proyecto es la implementación de un sistema de monitorización del estado medioambiental del litoral de la ciudad a través del despliegue de una red de elementos de captación de información ambiental».

Control de aforos

Respecto al modo en que se a desarrollar, apuntó que en primer lugar se va a llevar a cabo «un control de aforamiento de las playas de Las Canteras, Alcaravaneras y La Laja», lo que «nos va a permitir tener información precisa y exacta de los usuarios de nuestras playas en los momentos concretos, horarios concretos y temporadas concretas».

Ramírez comentó que esta información va a servir en caso de que fuera necesario volver a controlar el nivel de ocupación de los arenales, como sucedió en la época en la que estaban vigentes las restricciones impuestas por la pandemia generada por la covid-19, en lo que a la distancia social y aforos a respetar se refería, algo que espera «no vuelva a ocurrir».

Ramírez y Regidor presentaron la iniciativa. / c7

Pero además, explicó que esa información en «tiempo real» con la que van a contar les permitirá «tomar decisiones desde el punto de vista de la gestión pública». Y puso a modo de ejemplo el hecho de que, «en aquellos lugares en donde más gente suele haber, a lo mejor tenemos que poner más papeleras o cambiar el sistema de recogida de limpieza, sabiendo dónde se acumula más gente, los horarios en los que suele estar la gente para organizar de manera más inteligente los servicios que prestamos».

Gestión medioambiental

Ramírez, señaló que el proyecto que se licita va a posibilitar «controlar medioambientalmente las playas con la finalidad de obtener información sobre la línea de costa, las mareas, las corrientes, las zonas de riesgo».

Lo que implica, añadió, que «vamos a tener información» que permitirá saber «dónde la playa gana o pierde arena, cuál es el estado de La Barra», además de «información precisa» respecto a «si está subiendo el nivel del mar» y «dónde» y «las medidas que tendríamos que tomar para poder paliarlo, en la medida de nuestras posibilidades».

«En definitiva, tener monitorizadas nuestras playas para tener muchísima información que nos va a permitir gestionar mejor y tomar medidas a medio y largo plazo en determinadas cuestiones que tienen que ver con el cambio climático», indicó.

Estrategia

Además, apuntó, el proyecto tiene otro «objetivo estratégico» que puede «contribuir a atraer turistas», ya que entiende que ser un destino que «tiene tecnología para tomar medidas para reducir la huella de carbono» puede atraer a viajeros «sensibilizados con el cambio climático».

Por su parte, el edil de Innovación Tecnológica, Mario Regidor, recordó que el grupo de gobierno cuenta con «una hoja de ruta, que es la Agenda Digital Municipal, que consta de 95 iniciativas que son muy trasversales en lo que se refiere a la calidad de vida de la ciudadanía y de los turistas que nos vienen a visitar».

Sobre esta iniciativa de monitorizacion de las playas capitalinas que sale a licitación, comentó que «entronca perfectamente con todas las premisas de la Agenda Digital Municipal, que tiene un plan de actuación de 2021 a 2025» con el propósito de no limitar «la actuación de un gobierno al mandato que tiene encomendado por la ciudadanía».

Información compartida

Regidor recalcó que toda la información recabada «se va a registrar en una plataforma de datos de código abierto (open data)», lo que va a servir para que el Ayuntamiento implemente «mejoras que puedan ser sostenibles en el tiempo».

Además, recordó que «estos datos no son únicamente propiedad» del Consistorio capitalino, sino que «pueden servir para que empresas, universidades, otras administraciones, públicas puedan realizar estudios, proponer mejoras, realizar sinergias con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria».

Aclaró que «no son datos con los que se va a poder comercializar» y que tampoco va a acaparar la institución municipal. Pues considera que «la base de este ejercicio, y más si va a redundar en beneficio de la ciudadanía, es compartir».