La capital consolida la oferta de 'food trucks' con nueve vehículos

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria consolida su apuesta por el comercio local y la venta ambulante a través de la instalación y promoción de nueve 'food trucks' en distintos enclaves de la ciudad y con varias propuestas gastronómicas.

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El concejal de Desarrollo Local, Empleo y Turismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, ha informado en un comunicado de que hasta el final de mes de junio del presente año, los ciudadanos podrán comprar productos gastronómicos en nueve de estos vehículos, ubicados en diferentes puntos de la capital grancanaria.

El objetivo, ha adelantado, es que el área municipal de Desarrollo Local amplíe la convocatoria de cara al segundo semestre de 2021.

Los 'food trucks' tienen un horario de venta de entre las 9.30 de la mañana y las 23.00 de la noche, según las restricciones a la movilidad nocturna que dicten las autoridades competentes, y están instalados en localizaciones de forma rotatoria.

Estas ubicaciones son: la Plaza Stagno (junto a las taquillas y en la zona de la terminal de Guaguas), el Auditorio Alfredo Kraus (detrás de la parada de guaguas), El Confital (al lado de la Plaza Pepe Limpiabotas), la Fuente Luminosa, la Playa de La Laja (en la zona de la piscina natural), la Plaza de la Música, el Parque de los Jardines de Buenavista, el Parque de la Mayordomía, el parque del barranco de La Ballena, la Plaza de Canarias y la Plaza de Doramas.

Estos puestos deben ofrecer alimentos preparados utilizando productos frescos de proveedores locales, y de empresas comprometidas con la economía social y solidaria.

También pueden vender golosinas y roscas, aperitivos y bebidas, siempre que sean no alcohólicas.

Todos los productos reúnen además las condiciones técnico – sanitarias de elaboración, manipulación, empaquetado y presentación, así como las relativas a la higiene de los productos alimenticios.

Cada puesto de venta deberá ocupar un espacio máximo de 35 meros cuadrados y cumplir con medidas sanitarias evitando aglomeraciones de más de 10 personas en los puestos, en los que no se pueden celebrar actividades que impliquen que los asistentes puedan cantar o gritar, fumar, tener contacto físico, compartir materiales o consumir alcohol.

Asimismo, se debe mantener en todo momento una distancia de seguridad interpersonal de por lo menos 1,5 metros, y todas las personas de seis años en adelante deben utilizar mascarilla, independientemente del mantenimiento de esta distancia.

Los responsables de los 'food trucks' realizan, dos veces al día, una limpieza y desinfección de las instalaciones, con especial atención a las superficies de contacto más frecuente, como mostradores y mesas u otros elementos de los puestos.

Además, el público y los trabajadores tienen a su disposición geles hidroalcohólicos, así como papeleras para depositar pañuelos y material desechable.

El concejal Pedro Quevedo ha explicado que esta medida se enmarca en el objetivo de «dinamizar las zonas comerciales y las áreas turísticas, a través del desarrollo de acciones que potencien el tejido comercial».

El sector de la venta ambulante «contribuye al desarrollo y la dinamización de la economía, a la creación de empleo y a la promoción de la ciudad, además de ser una actividad que cuenta con una arraigada tradición en el municipio», ha recordado.