Imagen de una de las charcas con el agua recibida en invierno. / ARCADIO SUÁREZ

El Cabildo de Gran Canaria impulsa un foro y un estudio para salvar las charcas de San Lorenzo

El área insular de Medio Ambiente encarga al ITC un informe para ver qué soluciones permiten garantizar el suministro de agua a los estanques

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Cabildo de Gran Canaria ha dado los primeros pasos para crear un foro institucional y vecinal que sirva para abordar el problema del mantenimiento de las charcas de San Lorenzo y su preservación como hábitat importante de aves, tanto endémicas como migratorias. Tras unos primeros contactos con la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), que en estos momentos sigue trabajando en la elaboración de un censo de especies en la zona, el gobierno insular quiere convocar también al Consejo Insular de Aguas, al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y a la plataforma vecinal que reclama un gran parque agroambiental para la zona con el fin de garantizar un suministro mínimo de agua que permita sostener ese hábitat natural.

«Las charcas están llenas porque este invierno ha llovido, pero lamentablemente cada vez hay menos precipitaciones y la fauna que alberga esa zona es muy interesante», explicó el director general de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, Manuel Amador.

El gobierno insular quiere que este nuevo foro político-social pueda estar operativo en un mes para poner en común todas las acciones que permitan asegurar la pervivencia de esta zona, que está dentro del paisaje protegido de Pino Santo.

LOS DATOS

  • Historia. Los estanques fueron construidos en el siglo XVII para el abastecimiento de agua a la vega agrícola.

  • Características. Son recipientes de barro expansivo que fueron horadadas para retener el agua que venía del barranco.

  • Aves. Estudios anteriores llegaron a identificar un total de 49 especies diferentes, algunas en riesgo de conservación.

  • Capacidad. Se calcula que unos 10.000 metros cúbicos de agua son suficientes por embalse. Hay unos cuarenta.

En la búsqueda de posibles soluciones a la desertificación de los estanques se va a involucrar al Instituto Tecnológico de Canarias (ITC). Manuel Amador indicó que se va a encargar a esta empresa pública un informe de alternativas posibles de llenado de las charcas y su coste. Se espera que el estudio pueda estar listo después del verano.

El tema económico puede resultar fundamental porque si se requiere una inversión muy elevada podría peligrar la continuidad del ecosistema. «La voluntad del Cabildo es salvar las charcas de San Lorenzo», recalcó el director general de Medio Ambiente, pero si del estudio del ITC se desprende que cuesta mucho dinero, habría que plantearse otras soluciones. «No hace falta tener llenas las veinte», añadió, «con que haya cinco o seis para conservar la avifauna resultaría suficiente».

«Queremos encontrar la forma más eficiente y económica de mantener las charcas de San Lorenzo», detalló Amador, «si nos costara entre 30.000 o 40.000 euros al año, sería un esfuerzo factible».

Otra perspectiva de las charcas. / Arcadio suárez

Hasta ahora, en la época de sequía, los estanques han sido llenados por parte del propietario particular de los terrenos, pero su esfuerzo no puede ser mantenido de modo indefinido.

Las charcas de San Lorenzo mantuvieron siempre un aporte casi continuo de agua hasta hace unos setenta años. El abandono del cultivo del plátano y su pérdida de importancia como vega agrícola condenaron desde ese momento el sistema de canalizaciones y acequias que conducían la barranquera hacia los estanques, de forma que el terreno se ha ido secando de manera inexorable.

El aporte garantizado de agua resulta, por tanto, fundamental para poder garantizar la pervivencia de este humedal, situado en pleno corazón del distrito de Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya. A principios de este año, el censo que está realizando SEO/BirdLife había permitido identificar ya más de veinte especies de aves, entre ellas tarros canelos, bisbitas camineros, busardos ratoneros o andarrios chicos. Pero eso era en un momento de florecimiento debido a la abundancia de agua. «Si hay aves en peligro de extinción habría que hacer un esfuerzo importante», remató Amador.

Patos en una de las charcas. / Arcadio Suárez

Un hidrante prometedor y una adquisición de los terrenos atascada

El director general de Medio Ambiente del Cabildo, Manuel Amador, indicó que existe un hidrante del Consejo Insular de Aguas cerca de las charcas de San Lorenzo y que se podría estudiar la posibilidad de extender una tubería para llevar agua a los estanques. Existe incluso la posibilidad de utilizar aguas depuradas para ello.

Esta medida necesitaría una autorización de los propietarios de los terrenos, de ahí que el Cabildo considera que la adquisición de la zona por parte de la capital grancanaria agilizaría la intervención en el terreno. Hay que recordar que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ya mostró su predisposición a adquirir este área, bien con una compra, bien con una permuta, para garantizar la conservación de sus valores etnográficos, culturales y naturales.

Sin embargo, las conversaciones entre el Consistorio capitalino y la propiedad parecen haberse quedado en punto muerto. Desde el área de Urbanismo se informó este viernes que no había novedades. Y la plataforma vecinal para salvar las charcas ha lamentado que no haya un acuerdo. De hecho, recuerdan que aunque hace ocho meses se firmó un acuerdo plenario por unanimidad en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para iniciar labores de rehabilitación y recuperación de todo el entorno, todavía no se ha tomado ni una medida por parte del municipio.

Es más, denuncian que siguen entrando motos y se sigue deteriorando la zona con basura.

La plataforma ciudadana sigue apostando por la creación de un parque agroambiental aprovechando las charcas. Y desde el Cabildo de Gran Canaria, Amador aseguró que se trata de una propuesta compatible con la conservación de aves.