Algunas personas pernoctan en el parque infantil. / C7

«No hay más nada en el barrio»

San José. Vecinos del barrio piden al Ayuntamiento que se ocupe del parque infantil de detrás de la iglesia. Aseguran que está sucio y rodeado de basura y que hay personas que pernoctan en él

REBECA DÍAZ GONZÁLEZ Las Palmas de Gran Canaria

«Si plantas y luego no mantienes y riegas, mejor pones hormigón». Con estas palabras busca Miguel Figueroa llamar la atención del Ayuntamiento capitalino sobre el estado que presenta el parque infantil que se ubica en la trasera del la iglesia de San José, barrio al que pertenece el Unión Peña, el club de fútbol que preside y que la temporada que está a punto de empezar cumplirá medio siglo de trayectoria.

Asegura que la labor que desarrollan desde esta entidad deportiva también tiene un componente social en un núcleo en el que hay muchas familias desestructuradas y con dificultades económicas. Por eso cada verano organiza campus gratuitos como el que celebró a lo largo del pasado mes de julio. Sin embargo, reconoce que mucho de este trabajo corre el riesgo de perderse porque San José carece de espacios en los que estos menores puedan disfrutar de su tiempo libre con actividades propias de su edad.

Imagen que presenta el entorno del recinto infantil. C7

De ahí que se haya decidido a denunciar públicamente, tras haberlo hecho a las autoridades locales, el estado en que se encuentra el parque infantil que el Ayuntamiento arregló «hace unos siete meses» en la trasera de la iglesia. Un espacio que cree que ahora «no reúne condiciones» para que los niños y niñas estén en él por la suciedad y basura que acumula.

Explica que «hay personas que se quedan a dormir, ponen una caseta por la noche y la quitan por la mañana», y luego deambulan todo el día por una zona que se muestra llena de basura y de algunos de sus enseres.

Apunta que « lo peor es la suciedad que hay», ya que comenta que incluso hacen sus necesidades en este espacio destinado a juegos infantiles. Habla de los malos olores que se registran porque «tienen una garrafa para los orines».

El presidente del Unión Peña critica que este espacio, «en el que el Ayuntamiento hizo un buen trabajo, la verdad», no se esté cuidando como se debería y es que recuerda que «no hay más nada en el barrio».

Por eso exige a la administración local «control, vigilancia y la limpieza de ese parque». Y es que alerta de que «por la tarde» los menores del barrio se acercan a esta zona a pasar el rato. «Todo lo que uno hace por estos chiquillos a través del deporte y luego los ves ahí, donde están muy expuestos», lamenta.

Miguel señala que «la pobreza no tiene que ver con la limpieza» y siente pena de que este espacio no se cuide como «el que pusieron junto a la comisaría» en la vecina Vega de San José o entornos como el parque de Don Benito o el Juan Pablo II. «Por fin hacen algo bonito y es una pena que en unos meses quede abandonado», dice.

Además, solicita más atención para un barrio en el que «que este año no se ha hecho la poda».