Imagen de archivo de una jornada de limpieza en Santa Catalina. / Arcadio suárez

El Ayuntamiento mantiene en manos privadas la limpieza de veintitrés barrios

El gobierno lo justifica en la falta de personal y el PP critica la contratación a dedo

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento mantendrá en manos de FCC las labores de limpieza de veintitrés sectores que hasta antes de la pandemia se cubrían con el servicio público. Son los callejones de San José, El Batán, la fase III, el las ramblas y el Mirador del Valle de Jinámar, La Paterna, Nueva Paterna, Los Tarahales, Casablanca III, Ciudad Jardín, La Isleta, Nueva Isleta, Las Coloradas, Schamann, Escaleritas, El Cardón, Carretera de Chil, La Majadilla, La Galera, Las Perreras, Lomo Los Frailes, El Sebadal y el entorno de los hospitales.

La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, justificó esta decisión en la falta de personal que tiene el servicio, tanto por vacantes como por las bajas, así como en la necesidad de no desatender la limpieza de estas zonas.

En marzo del año pasado, en plena pandemia, el Ayuntamiento tomó esta decisión al amparo de la posibilidad de contratación excepcional que permitía la crisis del covid-19. La duración de este contrato se fijó «mientras persistan las circunstancias que han dado lugar a la adopción de medidas excepcionales». Además, fijaba que la incertidumbre de la duración de esta concesión no permitía determinar el coste de los servicios que cobra FCC.

El viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, criticó que se diera continuidad a esta situación. «Nunca se ha dado una zona a dedo a la empresa privada sin licitación ni concurrencia», advirtió el edil, quien considera que la situación «es muy grave».