Agentes de la Policía Local vigilan el cumplimiento de los aforos en el casco histórico de la capital grancanaria. / ARCADIO SUÁREZ

El Ayuntamiento capitalino deja de ingresar más de tres millones de euros en multas por el confinamiento

Durante 2020, las arcas reciben casi ocho millones de euros en concepto de sanciones, frente a los 11,4 millones del año prepandemia

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El confinamiento que impuso la lucha contra el covid-19 y las restricciones a la movilidad que supuso el estado de alarma tienen su reflejo en la recaudación por multas incluida en el presupuesto de 2020. De acuerdo a los datos de la liquidación del año pasado, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria solo ha tramitado multas por valor de 7,99 millones de euros, cuando las previsiones iniciales eran las de conseguir 15,5 millones.

Como el nivel de recaudación de las partidas iniciales varía tanto respecto a las previsiones iniciales, resulta preferible establecer una comparación de partidas entre 2019 y 2020 para poder dimensionar de manera correcta el impacto de la pandemia.

Así, en 2019, la recaudación por multas ascendió a 11,37 millones de euros, frente a los 7,99 millones del año pasado. Esa caída de 3,38 millones (-30%) es la que da una idea de los efectos que tuvo el covid en la convivencia ciudadana de la capital.

En estas cuentas no se incluyen las multas impuestas por los agentes de la Policía Local a aquellos ciudadanos que incumplieron las medidas de confinamiento, de distanciamiento social o la obligatoriedad de llevar mascarillas en los espacios públicos, así como el respeto de aforos por parte de empresarios. Como explica un portavoz municipal, «la Policía Local tiene la potestad y la obligación de multar, pero la capacidad recaudatoria es del Estado, en este caso, de la Delegación del Gobierno». Hay que recordar que la Policía Local impuso, en el último año, 24.713 sanciones por no llevar mascarillas; otras 800 por el consumo de alcohol en la vía pública; un total de 2.053 por no acatar las restricciones de circulación en horas nocturnas; y 1.465 más por el incumplimiento de las normas sanitarias por parte de locales comerciales y de restauración.

Menos multas de tráfico

Las restricciones a la circulación de personas que se dejaron sentir en el tráfico también tuvieron su traducción en cuanto al número de infracciones viarias sancionadas por los agentes de la Policía Local de la capital grancanaria. Así, de acuerdo a los niveles de ejecución del presupuesto, por este concepto se han reconocido derechos de cobro por valor de 5,92 millones de euros. Esto representa un 56% del total de 10,5 millones de euros que se estimaron cuando se elaboraron los presupuestos de 2020.

La cifra también es significativamente más baja que los derechos de cobro que produjo la actividad sancionadora de la Policía Local en el año 2019, cuando por el mismo concepto se generaron 7,83 millones de euros. Se trata de una bajada de 1,91 millones de euros, lo que supone un descenso del 24%.

También se notó el efecto del aislamiento en la reducción de la recaudación por multas por incumplimiento de las normas de convivencia cívica. Aquí se incluyen hábitos como los botellones, pero también los daños causados al mobiliario, ensuciar la vía pública o la generación de ruidos. En este caso, se prevé el ingreso de 240.000 euros, cuando la idea inicial era obtener unos 950.000 euros.

El dato

  • 51% de recaudación. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria recaudó algo más de la mitad de lo que había previsto por los distintos tipo de multas. Este 51% está bastante alejado de los niveles de recaudación con se cerró el presupuesto de 2019 para multas, que fue del 91%.

Las cifras muestran que el Ayuntamiento solo recaudó, por este concepto, uno de cada cuatro euros que había previsto cuando el grupo de gobierno confeccionó los presupuestos.

En relación a los niveles recaudatorios prepandémicos, este tipo de multas generó en 2019 unos ingresos de 510.000 euros. La caída interanual, por tanto, en este caso, es del 53%.

Las multas por el impago de la zona azul y verde se quedaron también en 1,51 millones de euros, cuando las estimaciones preveían 3,71 millones. La suspensión del cobro del estacionamiento regulado que acordó el grupo de gobierno durante la pandemia, así como la extensión del teletrabajo, provocaron una merma en esta tasa de 640.000 euros respecto al año 2019 (-30%).

Por último, el resto de multas generó 320.000 euros, cuando en 2019 fueron 880.000 euros.