El abogado de la defensa, José Luis Benítez. / Cober

La Audiencia lo absuelve porque no se demostró que abusó de la hija de su pareja

La Sala aplica el principio 'in dubio pro reo' al entender que hubo «falta de suficiente acreditación de los hechos nucleares»

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas absolvió a un hombre que fue acusado de haber abusado sexualmente de la hija menor de edad de la que era su pareja sentimental, unos hechos por los que la Fiscalía le pedía una condena de 11 años de prisión.

El fallo entiende que no hubo prueba de cargo suficiente como para destruir la presunción de inocencia del encausado y, por ende, aplicó el principio 'in dubio pro reo' que beneficia al acusado en caso de duda, avalando así la tesis planteada por el letrado de la defensa José Luis Benítez.

Hay que recordar que en el juicio, la menor de edad declaró que le dijo a su progenitora el mismo día de los hechos que el acusado la había violado cuando estaban en la casa donde él residía en Mogán, un hecho que no concordó con lo manifestado por la adulta que expuso a la Sala que se enteró de todo en una reunión familiar bastante tiempo después. «Ese día me dijo llorando que él la había perseguido y amenazado con un cuchillo y por eso se cayó por las escaleras», narró.

Por su parte, el acusado manifestó que en ningún momento agredió sexualmente a la menor y, preguntado entonces por qué creía que había sido denunciado, declaró que había sido «una venganza» de la víctima y de su madre porque él era su sustento económico y había cesado la relación sentimental.

Por último, los forenses determinaron que la menor no evidenciaba secuelas psicológicas por los presuntos hechos.