Borrar
50 años después en Los Salesianos

50 años después en Los Salesianos

El reencuentro en el Colegio Salesianos fue más que una simple reunión, fue un viaje en el tiempo

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 19 de junio 2024, 08:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hace 50 años, en el mes de septiembre de 1973, un grupo de niños iniciaban su E.G.B. en el colegio Salesianos. Era el inicio del curso 73/74, un momento lleno de expectativas y sueños, en el que nadie imaginaba que medio siglo después, esos mismos alumnos se reunirían nuevamente para rememorar esos tiempos y reencontrarse con una figura icónica: D. Blas, el profe, con melena, barba y motero, que veía la vida de forma diferente a los que regían en aquella época el centro escolar, pero ha dejado una huella imborrable en las vidas de aquellos niños.

La jornada de reencuentro comenzó con la bienvenida del actual director D. José A. Perdigones. Luego una ruta por los pasillos que, aunque han cambiado con el paso del tiempo, aún conservan ese aire de nostalgia y recuerdos imborrables. Cada rincón del colegio evocaba memorias: las aulas donde se aprendía, pero también se soñaba, el patio de juegos y de compartir risas, y la capilla donde, en silencio, muchos encontraron un refugio espiritual y lugar donde esos niños hicieron la primera comunión, el salón de actos…

Imagen después - 50 años después en Los Salesianos
Imagen antes - 50 años después en Los Salesianos

D. Blas, con el mismo carisma que lo caracterizaban hace 50 años, les recibió con una sonrisa que inmediatamente les hizo sentir de nuevo como aquellos pequeños estudiantes. D. Blas, con su inconfundible estilo de motero y medio hippy les mostró que su cariño hacia ellos permanecía intacto. Hablaron de sus vidas, de cómo habían cambiado, de los caminos que cada uno ha seguido. Sin embargo, en medio de esas historias diversas, el común denominador era el agradecimiento por haber compartido esos años formativos en los Salesianos y por haber tenido a D. Blas como guía.

El reencuentro en el Colegio Salesianos fue más que una simple reunión. Fue un viaje en el tiempo, una reafirmación de la importancia de la educación y de las relaciones que se forjan en esos años cruciales. Fue un recordatorio de que, aunque los años pasen, las experiencias compartidas y las lecciones aprendidas permanecen. Por ello, se despidieron con el corazón lleno, sabiendo que, al igual que hace 50 años, seguían siendo una familia unida por los Salesianos y por la figura entrañable de D. Blas Ramos López. Un encuentro donde se ha celebrado la vida y la amistad que les une.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios