Borrar
Directo Foro CANARIAS7 'Presente y futuro del sistema energético de Canarias'
La acusada se dirige a la fiscal Teseida García ante el reproche del magistrado presidente Emilio Moya. F. J. F.
La acusada de amenazar a nigerianas para que se prostituyeran lo niega poniéndose de rodillas

La acusada de amenazar a nigerianas para que se prostituyeran lo niega poniéndose de rodillas

Tribunales ·

«Todo es mentira», repitió de forma constante durante su interrogatorio. La Fiscalía le pide una condena de 16 años de prisión

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 7 de febrero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Linda J.S., acusada de encabezar una banda que se dedicaba a traer mujeres desde Nigeria a España, bajo la amenaza de rituales vudús para que ejercieran la prostitución, negó este martes todos los hechos e incluso se puso de rodillas diciendo que «todo eso es mentira», en respuesta a las cuestiones que le planteaba la fiscalTeseida García.

La encausada, que se hacía llamar Mama Edwin y su padre, Papa Widson, se enfrentan a 16 y ocho años de prisión, respectivamente, por uno y dos delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, según la delegada autonómica del área de Trata de Personas y Extranjería de la Fiscalía.

Linda J.S. no paró de negar los hechos que le planteaba la fiscal, hasta incluso las transferencias e ingresos que recibió en sus cuentas corrientes durante el periodo investigado de -supuestamente- las mujeres a las que obligaba a prostituirse. «No hubo ingresos en mi cuenta. Jamás. Solo las ayudas que me pagaron. A mi nombre no, en ningún momento nadie me ingresó nada de dinero en mi cuenta», todo ello a pesar de los informes emitidos por las entidades bancarias que acreditan dichas transacciones.

Modus operandi habitual

Teseida García entiende, en su acusación, que esta mujer encabezaba una red que operó con impunidad desde 2000 hasta 2011 y su forma de actuar era el «habitual en este tipo de tramas», destacó. Captaba a mujeres en situación de vulnerabilidad en Nigeria -su país de origen- prometiéndoles mejor vida en Europa, pero ocultándoles que tendrían que ejercer la prostitución para pagar los costes del viaje y estancia que cifraban en 50.000 euros.

La inspectora que llevó el caso destacó que la acusada recibió decenas de ingresos de las víctimas

Para asegurarse que les iban a abonar esa cantidad, Mama Edwin utilizaba a su padre Papa Widson, al que apodaban el Brujo, para que les realizara un ritual y juramento de vudú. De esta forma, o cumplían con su obligación de satisfacer la deuda, o iban a sufrir las consecuencias, tanto ellas como sus familiares.

Este martes solo compareció Linda J.S. ya que el resto de personas investigadas se encuentran en busca y captura por las autoridades españolas.

La inspectora -de espaldas- responde a la fiscal en presencia de la acusada.
La inspectora -de espaldas- responde a la fiscal en presencia de la acusada. F. J. F.

En la primera sesión de este juicio que se prolongará hasta el jueves, declaró también la inspectora de la Policía Nacional encargada de la investigación, quien hizo una magnífica y detallada descripción de los pasos que dieron hasta detener a la acusada.

Expuso que el caso se inició en Madrid cuando la primera víctima «nos contó su historia». Les dijo que vivía en Nigeria y en 2010 una compatriota que le hacía las trenzas le ofreció venir a España. La víctima aceptó y así empezó su viaje. La trama le consiguió «un pasaporte falso, viajó a Madrid y en Barajas la recogió un individuo y la llevó a la casa de una persona que se iba a hacer cargo de ella», contó. «Antes de viajar hizo un juramento ante un brujo», añadió la inspectora. «Tenía que pagar una deuda de 50.000 euros y nos aportó libretas en las que apuntaba los ingresos con los que abonaba la deuda»

Linda «era la 'madamme', la persona con la que habló estando en Nigeria y le hizo tratar con el brujo especial que era su padre y ante el que hizo el juramento. La acogió en su casa, le impuso las normas y le cogió el dinero»

A partir de los justificantes bancarios que la testigo entregó, los agentes pidieron «información al banco y nos dijeron que había hasta diez personas que recibían dinero de la víctima. Se hacían ingresos periódicos y en cifras cerradas, sin decimales», detalló, a la vez que interesó a la Seguridad Social «los datos de los investigados y de 20 años en España solo habían cotizado cinco».

Desvío de dinero

Cuando detuvieron a la acusada y volcaron el contenido de sus móviles, «sacamos información de que estaban construyendo viviendas en Nigeria, algo habitual en estas tramas de irse al extranjero y ganar dinero para fabricar casas en su país».

A la víctima en ese momento le quedaba «deuda por pagar y tenía miedo de que el juramento vudú le pudiera afectar a ella y a sus familiares», sostuvo.

Destacó la instructora la cooperación internacional llevada a cabo con la policía de Nigeria que detuvo «a una mujer y al Brujo» y que en 2004 hubo una denuncia previa en la que la policía «detectó a una serie de mujeres que ejercían la prostitución en una casa y se capturó a Linda por un delito de detención ilegal porque no las dejaba salir de la casa. En esa operación el Brujo también era el padre de la acusada».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios