El procedimiento judicial está siendo instruido por el juzgado número 1 de San Bartolomé. / arcadio suárez

A Abdelkarim lo golpearon entre varias personas antes de matarlo

El informe forense detalla que la víctima falleció la Nochebuena de 2021 en El Doctoral tras recibir numerosos golpes y que intentó defenderse

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

A Abdelkarim Arifi lo mataron el 24 de diciembre de 2021 en El Doctoral tras recibir varios martillazos a manos, presuntamente y según los investigadores, de un individuo llamado Ubay Alemán que permanece en prisión provisional por estos hechos, pero antes recibió otros golpes en su cuerpo por parte de «terceros», según el informe de autopsia realizado por el Instituto de Medicina Legal de Las Palmas.

Este documento refleja la paliza que recibió la víctima durante la Nochebuena de ese año 2021 en el municipio de Santa Lucía sobre las 18.00 y 19.00 horas de la tarde. En el procedimiento judicial, residenciado en el Juzgado de Instrucción número 1 de San Bartolomé de Tirajana, está personada también la familia de la víctima como acusación particular y es representada por el letrado Alfonso Dávila. Este abogado defiende los intereses de su madre, que busca «justicia» desde su lugar de residencia en Marruecos.

El informe de autopsia es concluyente y describe que Abdelkarim Arifi perdió la vida de forma «violenta», dado que presentaba lesiones traumáticas en distintas zonas de su anatomía. De esta forma, detallan los forenses, el traumatismo torácico junto con el craneoencefálico que sufrió eran incompatibles con la vida pero hay un dato de especial trascendencia: «Las señales de defensa» que presentaba el fallecido «en ambas manos» indicaban «la participación de terceros» en la paliza que recibió, a pesar de que en estos momentos hay un solo investigado por un presunto delito de homicidio o asesinato, hechos que están castigados con penas de hasta 15 o 25 años de prisión.

Numerosos golpes

Las causas de su muerte fueron, a juicio del equipo de especialistas que firmó el informe, por un shock hipovolémico -una pérdida grave de sangre- debido a las fracturas costales que presentaba y al colapso pulmonar izquierdo derivado de las mismas. Además, padeció un traumatismo craneoencefálico con repercusión visceral.

Esto lo interpretaron los forenses como que «sufrió golpes con la mano y/o un objeto romo en la región torácica», así como «golpes en la cara y cráneo con un objeto romo», es decir, el martillo que portaba supuestamente Ubay Alemán cuando fue identificado por testigos presenciales. Esta persona, describen los investigadores, iba «a por la víctima» por la calle Tejina «portando un martillo en la mano, persiguiendo (a su víctima) por calles anexas hasta llegar al lugar de la agresión y le asestó varios golpes en la cabeza con un martillo». Fue un «politraumatismo severo» que destruyó «centros vitales, destaca la autopsia.

Primero, a puñetazos

La Guardia Civil en su atestado recogió que los hechos ocurrieron en la tarde del 24 de diciembre y los primeros testigos situaron a las 18.20 en la calle a la víctima peleando con un hombre adulto a puñetazos. Seguidamente, observaron como llegó una segunda persona «también varón joven pudiendo ser menor de edad» y también «agredió a puñetazos» a Abdelkarim Arifi.

Seguidamente, llegó hasta ellos «una tercera persona», un hombre que era presuntamente Ubay Alemán Álvarez, que hizo acto de presencia en el lugar «corriendo» y «golpeó en la cabeza al fallecido con un martillo hasta en tres ocasiones».

Añade el atestado que en ese sitio «se congregaron varias personas más», apuntando la posibilidad de que «todos ellos» fueran menores. La víctima se levantó de suelo y siguió caminando hasta «desplomarse» unos metros más adelante sobre el asfalto.

Este procedimiento será juzgado ante un jurado popular.