El Jardín Canario, nombrado en honor del naturalista canario José Viera y Clavijo. / JUAN CARLOS ALONSO

El Jardín Canario vuelve a florecer tras la pandemia

El centro, en el que el Cabildo ha invertido 1,2 millones de euros en mejoras, retomó a principios de junio su horario pre covid

SAMANTHA SÁNCHEZ Las Palmas de Gran Canaria

El Jardín Botánico Viera y Clavijo, mayormente conocido como Jardín Canario, se vió obligado a cerrar sus puertas al público hace dos años debido a la situación de crisis sanitaria que asoló a toda España y al resto del mundo.

Sin embargo, al contrario de lo que podría parecer, el tiempo de pandemia fue para el centro «una época de trabajo dura e intensa» y una oportunidad de «aflojar el ritmo tan frenético» que estaban llevando y «pararse y plantear nuevas propuestas e iniciativas de mejora», afirmó el director del jardín botánico, Juli Caujapé.

Aprovechando que la actividad de cara al público cesó temporalmente, el Jardín Canario se dedicó a realizar tareas enfocadas en la mejora de sus instalaciones como la eliminación de la flora exótica invasora, que era muy abundante en muchos puntos y con la que se han recuperado numerosos espacios para la flora canaria nativa, la poda y el saneamiento de zonas que paisajísticamente se encontraban deterioradas o el mantenimiento y la reparación de infraestructuras ya obsoletas, entre otras.

El trabajo científico del centro no se paró por la pandemia

Por otra parte, el trabajo de investigación realizado en el centro, que actualmente continúa siendo «pionero en el área», tampoco vio mermado su curso a causa de la pandemia, ya que, tanto los proyectos como las publicaciones científicas siguieron llevándose a cabo. Además, la posterior aplicación de los resultados científicos a la conservación de las especies de flora, que representa una de las principales misiones del jardín, también siguió en marcha.

La revista científica 'Botánica Macaronésica', publicación realizada por el Cabildo de Gran Canaria desde el 1976, editada por el centro y que suministra novedades sobre la flora de los archipiélagos macaronésicos a un público especializado, continuó activa.

El Jardín Canario también mantuvo su participación en la Asociación Ibero-Macaronésica de Jardines Botánicos (Aimjb), a través de la investigación, difusión, educación y conservación de la diversidad vegetal en el ámbito territorial que comprende la península ibérica, Archipiélagos Macaronésicos y Baleares.

Reúne parte de la riqueza botánica del archipiélago. / JUAN CARLOS ALONSO

Fin del horario restringido

Tras la cuarentena, el Jardín Canario volvió a abrir al público, pero lo hizo con un horario restringido, una ruta de visita de una sola dirección y varias zonas inhabilitadas debido a que resultaba imposible mantener la distancia de seguridad entre las personas visitantes.

A pesar de que hasta hace poco seguía manteniendo este horario, a principios del mes de junio retomó su horario de apertura pre covid, después de que el Cabildo le adjudicara el nuevo servicio de recepción de visitas, que le permitió también ampliar su plantilla.

Ahora el Jardín Canario está abierto desde las 7.30 hasta las 19.00 horas de lunes a viernes en verano y de 10.00 a 18.00 horas los fines de semana y festivos. De esta forma, además de ser el más grande del país en extensión, se convierte en el jardín botánico con mayor horario de apertura de España.

Este nuevo servicio de recepción de visitas forma parte de un plan de acción mucho mayor, con el que el Jardín Canario pretende avanzar hacia la total accesibilidad de sus instalaciones y hacia l a mejora del servicio al público, apostando por la orientación y la educación ambiental de la ciudadanía no especializada.

«Queremos hacer conscientes a las personas de que preservar la biodiversidad es realmente importante y así, despertar su interés y admiración por la riqueza botánica del jardín, señaló Caujapé.

El Cabildo invirtió más de 1,2 millones de euros en el centro

Actualmente, mientras recupera el nivel de visitas que tenía antes de la cuarentena, el Jardín Canario trabaja en tres proyectos de mejora de sus instalaciones, para los que el Cabildo invirtió más de 1,2 millones de euros. Las obras en marcha comprenden la conexión de las infraestructuras de la parte baja a la red de saneamiento, la rehabilitación del centro polivalente y la instalación de un sistema de riego automatizado.

El centro seguirá siendo objeto de futuras iniciativas de mejora para el recinto, como la implantación de los aseos, entre otras, que supondrán una nueva inversión de más de 2 millones de euros.