Imagen de archivo de la protesta para reclamar fibra óptica en Piletillas, un barrio de medianías de Telde. / C7

Gran Canaria toma la delantera en fibra óptica

Los planes programados permitirán llegar al 92,34% en 2023. El Cabildo dinamizará soluciones para los 57.000 habitantes que no tendrán ese servicio

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Las Palmas de Gran Canaria

Un informe realizado por la Sociedad para el Desarrollo de las Telecomunicaciones de Gran Canaria (Sodetec), un organismo público que depende del Cabildo, estima que la cobertura actual en la isla del servicio FTTH (siglas en inglés de Fiber to the Home, es decir, fibra hasta el hogar) alcanza al 90% de la población, una cifra que está por encima tanto de la cobertura de la comunidad canaria (84,55%) como de la estatal (87,6%) y la de la Unión Europea (75,5%).

Este estudio, que data de hace solo tres meses, no solo refleja datos actualizados de la cobertura de fibra óptica, sino que hace una proyección de cara a 2023 al incluir en sus estimaciones las ayudas ya concedidas por el Gobierno de España para extender la banda ancha en la isla. Con esos proyectos en la mano, Sodetec prevé un incremento de la cobertura en Gran Canaria a lo largo de 2022 y 2023 hasta alcanzar el 92,34%.

LAS CIFRAS

  • 92,34% en 2023 La cobertura actual en la isla está en el 90%, pero en 2023 se llegará al 92,34%.

  • 65 000 personas.Este es el volumen de población grancanaria que seguirá sin banda ancha el año próximo.

  • La isla mejor conectada Le siguen Tenerife (86%), Lanzarote (82%), Fuerteventura (63%), La Gomera (61%), El Hierro (61%) y La Palma (60%). La Graciosa no tiene.

  • San Mateo Es el municipio con menor cobertura en 2023. Teror logrará dar un buen salto a lo largo de este año.

«Dadas estas medias, y la comparativa con otros territorios a nivel estatal y canario, nos podemos sentir satisfechos por el despliegue realizado y ya previsto, pero queda todavía gente fuera de este servicio y tenemos que trabajar para que lo tenga». Así lo ve Raúl García Brink, coordinador técnico de Desarrollo Económico, Soberanía Energética, Clima y Conocimiento del Cabildo, quien pone también el acento en el dato menos positivo que recoge el informe.

Y es que el estudio apunta además que con las previsiones actuales, en 2023 quedarían en Gran Canaria uno 65.000 habitantes sin cobertura, de los que 57.000 se sitúan en poblaciones consideradas ya cubiertas y 8.000 en zonas identificadas como elegibles para ayudas públicas.

Estos últimos le inquietan menos en la medida en que bastará con la inyección de ayudas, que ya existen, para darles la cobertura que ahora no tienen. En cambio, el abanico de salidas para los primeros 57.000 es más complejo. Sus casos se corresponden con bolsas o puntos negros en medio de zonas que ya cuentan con plena cobertura. Preocupan al Cabildo en la medida en que el despliegue del servicio no depende de una ayuda o de una inversión, sino de algún tipo de traba o bloqueo que hay que sortear.

«Hay que ponerse en el lugar de uno de esos 65.000 grancanarios a los que en el 2023 no les va a llegar la fibra óptica, y ahí desde luego no podemos mirar a otro lado». En ese contexto enmarca García Brink los trabajos que está haciendo Sodetec. «Desde el Cabildo estamos haciendo una serie de estudios, estamos yendo a los municipios que tienen los mayores problemas de conexión para hacer un zoom, identificar las poblaciones concretas sin cobertura, detectar los problemas y buscar las soluciones».

La casuística de los motivos por los que se forman esas bolsas oscuras puede ser muy heterogénea, pero García Brink apunta algunos patrones que se repiten. «Por ejemplo, a lo mejor había que poner unos postes nuevos y por determinados motivos diferentes instituciones no permitieron la colocación, o porque puede haber privados que no han permitido que la fibra pase por sus terrenos o su vivienda, que se hayan negado y eso haya hecho que las operadoras decidieran seguir adelante y dejaran pendiente a ese grupo de viviendas sin cubrir», explica García.

El Cabildo no tiene la llave maestra de las soluciones, pero sí se ofrece a dinamizarlas. Su pretensión pasa por coordinarse con la Delegación del Gobierno y la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información para, a partir de estos estudios, «hablar con los diferentes agentes, sean operadoras, ayuntamientos, o el propio cabildo, e involucrarlos a todos en la búsqueda de una solución».