Traslado de las cajas repletas de libros de la biblioteca del casco. / C7

Ingenio se plantea un edificio nuevo para una sola biblioteca

Otra opción pasa por readaptar el inmueble del Casino La Juventud, pero su donación al consistorio aún no ha podido ser materializada

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Ingenio

El Ayuntamiento de Ingenio ya trabaja en encontrarle una salida definitiva al servicio público de bibliotecas en el municipio. La alcaldesa, Ana Hernández, apunta que se barajan dos opciones. Una pasa por proyectar y construir un nuevo edificio, diseñado y dedicado exclusivamente para este fin, que debería satisfacer todas las necesidades de la población. Es decir, de hacerse, concentraría en un solo recinto las dos bibliotecas que hasta ahora han estado operativas en la localidad. Y la otra opción consistiría en la readaptación del edificio de la Sociedad de Cultura y Recreo La Juventud, más conocida como Casino de Ingenio. Su última directiva aprobó en 2020 la disolución de la entidad y donar todos sus bienes al Ayuntamiento, pero esta operación no ha fraguado todavía porque, según explica la regidora, un grupo de socios ha impugnado ese acuerdo interno.

Lo cierto es que, a día de hoy, Ingenio no tiene ninguna biblioteca operativa a pleno rendimiento. La de Carrizal, en el Centro Cívico, sigue todavía cerrada, pendiente de su reapertura tras el arreglo del falso techo, que se desprendió en noviembre de 2019, y la del casco, la que estaba en el Centro Cultural Federico García Lorca, echó el cierre este viernes porque su uso era incompatible con el edificio en el que se hallaba. Este periódico informó por error días atrás de que el Ayuntamiento la cerró el lunes, pero no, siguió abierta hasta este viernes, aunque, eso sí, durante toda la semana han estado desalojándola. Sus libros, empaquetados en cajas, fueron trasladados al sótano del complejo de la piscina. La del casco no reabrirá más, no en bastante tiempo, pero la de Carrizal podrá hacerlo en dos meses.

Mientras tanto, el Ayuntamiento suplirá un tiempo esta carencia habilitando desde este lunes salas de estudio tanto en Carrizal, en el propio edificio del Centro Cívico, en su segunda planta, como en el casco, o en su cercanía, en aulas del IES Ingenio. El centro ha cedido su uso al consistorio, pero solo en horario de tarde. El servicio de préstamo de libros físicos quedará limitado a las más de 700 referencias de la última adquisición de obras.

Explica la alcaldesa que su gobierno ya baraja varios solares para si finalmente se decanta por construir un edificio nuevo para las bibliotecas. En todo caso, luego tendrían que buscar recursos para su financiación. Con todo, aclaró, su primera opción seguirá siendo por ahora el inmueble del Casino de Ingenio. Aunque la donación se ha atascado, confía en que pronto ambas partes lleguen a un acuerdo. Por lo pronto, Ana Hernández ya se ha ofrecido a ejercer de mediadora. Cree que el edificio sería ideal para albergar una biblioteca y está situado también en el casco.