Caidero de agua sobrante de la presa de Las Niñas. / ARCADIO SUÁREZ

Fundadores de Ascan reclaman que el Salto de Chira se duplique cuanto antes

Los presidentes de 1970 a 1994 de la primera ONG ambiental española piden al Cabildo que inicie los trámites del Salto de Las Niñas

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

Los tres primeros presidentes de la Asociación Canaria para la Defensa de la Naturaleza (Ascan) han compartido un escrito en el que reclaman al Cabildo que, además de la construcción de la central hidroeléctrica reversible en las presas de Chira y Soria, «acometa también en el menor tiempo posible los trámites para conseguir el salto Las Niñas a Soria», es decir, la duplicación de la pila de almacenamiento de energías renovables que supone el proyecto de REE.

«Lejos de decir no a Chira-Soria, nosotros pedimos más», señalan Luis Cristóbal García-Correa, Servando López y José Julio Cabrera, presidentes entre los años 1970 y 1994 de la organización no gubernamental ambiental más antigua de España, al defender la duplicación de los 200 MW de potencia de generación y 220 MW en modo bombeo que están previstos en el proyecto del Salto de Chira.

«Será entonces cuando nos garanticemos a medio plazo y con impactos ambientales asumibles una solución energética sostenible, con garantía, para la creciente demanda de electricidad», indican en el escrito que propone iniciar ya la tramitación de una segunda central hidroeléctrica, una posibilidad prevista en el proyecto del Salto de Chira, preparado para que la duplicación sea factible y pendiente únicamente de la aprobación de su declaración de impacto para solicitar las licencias de obra. De hecho ya ha licitado los trabajos correspondientes a la construcción de la desaladora, en El Pajar, y la instalación de las seis turbinas de la central.

Los impactos ambientales que van a producirse en el barranco de Arguineguín con la construcción del Salto de Chira, que tiene un plazo de ejecución estimado de 70 meses y un presupuesto cercano a los 400 millones de euros, «son reales y requerirán grandes medidas correctoras» dentro del Parque Rural del Nublo, reconocen también en el escrito conjunto.

«Pero pensamos que la alternativa, la crisis climática, es mucho peor y a esa, desde luego, no le vemos solución», agregan para dejar clara su apuesta por la energía hidroeléctrica como pila de almacenamiento de las energías limpias frente a otras alternativas, como el hidrógeno y las pilas de litio que, a su juicio, aún tardarán años en ser tan eficientes y seguras.

«La hidroeléctrica, como reserva de energía, es una buena fuente renovable. La conocemos perfectamente, y los graves impactos al construir grandes presas los asumimos hace muchos años», indican.

Los tres primeros presidentes de Ascan «salimos de nuestro habitual segundo plano para rogar un cambio de rumbo» en política energética ante el «tremendo revuelo» surgido en relación a la intención del Cabildo de terminar, «tras demasiados años, los trámites para hacer realidad un viejo sueño de la isla: disminuir nuestra dependencia de las energías fósiles causantes del calentamiento global» del planeta.

«Tenemos que tomar de inmediato grandes decisiones que serán cruciales, colectivamente, para el mundo y para miles de especies, incluida la nuestra. Decidir si seguir así y remitir la solución al futuro o tomar medidas inmediatas e intentar minimizar los daños», precisan.