Borrar
Álvaro Otero, de Ecoembes, a la izquierda, y Francisco Ruiz, director de Plascan Juan Carlos Alonso

Fibra textil, flejes o bolsas, la segunda vida útil de los residuos

Plascan procesa más de 35.000 toneladas al año de residuos plásticos, que una vez reciclados logran un nuevo uso

Odra Rodríguez Santana

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 24 de junio 2023, 22:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los residuos plásticos domésticos tienen una segunda vida. Productos como la fibra textil, bandejas, bolsas de basura, láminas, flejes o nuevas botellas son algunos ejemplos de la utilidad que pueden tener tras ser tratados en una planta de reciclaje.

Esta segunda vida se les da en empresas como Plascan, instalada en el polígono teldense de El Goro, en la que cada año se procesa más de 35.000 toneladas de materia prima para la fabricación de nuevos productos o para la comercialización posteriormente con terceros, señala su director Francisco Ruiz.

En las instalaciones de esta empresa se trabaja sobre todo con PET (polietileno tereftalato) o el plástico usado en envases de bebidas. Cuando las balas de plástico llegan a Plascan se descargan en la línea de reciclaje (120 metros) donde es separado nuevamente por colores, seleccionadp en función de la calidad, descontaminado, triturado y lavado.

El producto final son unas escamas que se utilizan para elaborar una amplia variedad de productos finales en la «industria textil o en la de automoción, por ejemplo», según comenta su gerente Francisco Ruiz.

Balas de plástico para reciclar en la empresa Plascan
Balas de plástico para reciclar en la empresa Plascan J.C

Por otro lado, también se trabaja con PEAD (polietileno de alta densidad), que se tritura, lava y se prepara lo que se denomina granza, que es una materia prima con la que se fabrican nuevos artículos de plástico como bolsas de basura para su posterior comercialización.

Según indica Ruiz, en Plascan se transforma estos residuos en «un nuevo recurso que es aprovechado y reintroducido en sus propios procesos, cerrando el circuito de economía circular y alargando su vida útil».

La empresa es la más importante en las islas en reciclaje de plástico desde hace ya décadas, con capital 100% canario, una plantilla de 100 personas y dispone de una línea de reciclaje para PET y otras dos para PEAD.

Alta calidad

Ruiz asegura que el cliente que adquiere las escamas es «muy selectivo con el material y demanda una alta calidad por lo que el trabajo que realizamos es muy cuidadoso para que el producto final satisfaga al comprador». Tanto es así que Plascan cuenta en su equipo con dos analistas de laboratorio que analizan y vigilan que el producto esté en óptimas condiciones y cumpla con todas las expectativas.

Sin duda alguna, el contenedor amarillo tiene una segunda vida que es posible gracias a la responsabilidad que, en este caso, ejerce el canario en el reciclado pero, también, a la labor de selección llevada a cabo por las plantas de clasificación.

En este sentido, Ecoembes señala que el 20% de los envases domésticos de plástico puestos en el mercado nacional durante el pasado año incorporaron material reciclado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios