Borrar
El alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez, posa junto a la escultura homenaje al camellero y al camello, en San Fernando. Arcadio Suárez
Marco Aurelio Pérez / Alcalde de San Bartolomé de Tirajana

«En una empresa privada a la anterior alcaldesa la habrían despedido»

Marco Aurelio Pérez se queja del lastre que le dejó el gobierno anterior y critica a NC por intentar ralentizar la gestión municipal

Gaumet Florido

San Bartolomé de Tirajana

Domingo, 25 de febrero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El alcalde de San Bartolomé de Tirajana, de PP-AV, que gobierna en alianza con CC, hace balance de los primeros ocho meses del mandato 2023-2027.

-Conoce bien esta casa y su maquinaria. ¿Cómo se la encontró?

-Me la encontré mucho peor de lo que me esperaba. La realidad superó a la ficción. La desidia era la marca de la casa y eso se traducía en pérdidas millonarias de proyectos y subvenciones que a día de hoy intentamos cotejar y que nos están suponiendo devoluciones con intereses. En el último mandato este fue el gran ayuntamiento incumplidor de Canarias. Eran muchísimos los requerimientos de otras administraciones que no eran atendidos. Es esa desidia la que hace que nos esté costando arrancar.

-¿Mucha factura sin pagar?

-Nos encontramos con instalaciones sin mantenimiento, sin contrato para mantener los ascensores, los extintores, la energía eléctrica, los seguros, y un largo etcétera de dejación. Son gestiones de lo cotidiano, de lo obligatorio, que no se hacía. El ejemplo paradigmático es el Estadio de Maspalomas. Seguimos pleiteando con la empresa que colocó el tartán de la pista de atletismo porque está en malas condiciones. Del resto ni le hablo, porque es para ponerse a llorar. Y ahora resulta que los que dejaron eso así intentan darle la vuelta y culparnos a nosotros, criticándonos por la falta de bombillos o de señalización cuando es penoso lo que nos encontramos. Pero nunca hemos hecho una rueda de prensa para esto, lo digo ahora para responderle y hacerle ver de dónde hemos partido.

Arcadio Suárez

-Con ese lastre en la mochila, ¿cuándo podrá dejar esto listo?

-Si en 2027 somos capaces de dejar el Ayuntamiento como lo dejamos en 2019, seremos héroes. Le pongo otro ejemplo. El Plan de Cooperación del Cabildo con San Bartolomé a día de hoy tiene pendiente de justificar las acciones que se acometieron en 2020, 2021 y 2022. El Cabildo nos está requiriendo 950.000 euros. Todo esto nos quita tiempo. Lo bueno es que tenemos un equipo de gobierno con ilusión y ganas.

-¿Tiene esto que ver con el desmantelamiento administrativo del que usted llegó a hablar?

-Yo creo que es más por falta de ganas, porque estaban en el Ayuntamiento más por cobrar un sueldo que por el compromiso con los ciudadanos. En el día a día te puedes equivocar al tomar decisiones, pero te equivocas porque tomas decisiones. El problema es cuando no se hace nada y el covid servía para taparlo todo. Una cosa es el covid y otra no trabajar.

«Por la desidia del gobierno anterior se llegaron a perder más de 25 millones de euros en subvenciones»

-Otro reto, tengo entendido, es bajar el periodo medio de pago.

-Como no se tramitaban las facturas ni se actualizaban los contratos, nos encontramos un periodo medio de pago de 144 días. Estamos dando fuelle para ir reduciendo ese periodo y acercarnos a lo que fija la normativa.

-¿En cuánto tiempo?

-Creo que de aquí a finales de 2024 estaremos en los 50 o los 60 días (la norma fija 30).

-Este pacto tardó en fraguarse. Su socio de gobierno también quiso ser alcalde, ¿se están respetando las sillas?

-Creo que hemos tenido una magnífica coordinación en el trabajo del día a día. Cada uno tiene perfectamente marcada su área y cada grupo, sus líneas de trabajo; y hacemos reuniones semanales de coordinación para tratar la semana siguiente.

-A lo mejor ahora se puede contar. ¿El Gobierno canario le ofreció dar el salto?

-El nombre de Marco Aurelio siempre está en muchos mentideros, pero a mí lo que me gusta es la política local. El resto no me llena.

Arcadio Suárez

-¿Acabará el mandato?

-Lo dije desde el minuto uno y va a ser hasta el final.

-Hablando de refuerzos, acaba de incorporarse al Ayuntamiento el cabeza de lista por PP-AV en Santa Lucía. ¿Qué funciones va a asumir?

-No podemos mezclar las cosas. Hemos tirado de la lista de reserva del Cabildo, en la que estaba él, tenía la posibilidad de elegir y eligió San Bartolomé de Tirajana, así que está como funcionario de este ayuntamiento, asignado a la asesoría de Alcaldía.

«El periodo medio de pago nos lo dejaron en 144 días; de aquí a final de año podemos bajarlo a 50 o 60 días»

-Para salvar del techo de gasto las grandes inversiones, San Bartolomé ha traspasado cuantiosas sumas a la Mancomunidad de Medianías. ¿Se ven capaces de acometerlas?

-Sabiendo de nuestras dificultades, llegamos a un acuerdo con la mancomunidad. Nosotros no tenemos capacidad. Estamos sobrecargados de trabajo.

-Es un plan muy ambicioso. ¿Qué estará ejecutado sí o sí al acabar el mandato?

-A ver, tenemos varios frentes. Por un lado está la vivienda. Ya firmamos un acuerdo con Visocan, al que hemos destinado 35 millones para construir vivienda nueva, al margen de las acciones que implemente el Gobierno canario en el municipio. Otro frente es la residencia de mayores, aunque por las distintas cortapisas administrativas y, sobre todo, por esa forma de hacer política de Nueva Canarias...

-¿Se la están parando?

-Por supuesto. Ha presentado distintos papeles e iniciativas, no solo para la residencia, para vivienda... NC está adoptando una política en San Bartolomé de tirar la piedra y esconder la mano, boicoteando, por ejemplo, mediante alegaciones a los presupuestos, para que todo esto se ralentice y no podamos cumplir los plazos con Madrid. Está actuando con la peor manera de hacer política, que no es criticar, sino haciendo que los técnicos tengan que evacuar informes y que eso lleve a ralentizar la gestión. Esto está afectando a las gestiones para vivienda, la residencia, las nuevas oficinas municipales, el pabellón deportivo y la ampliación del Parque del Sur, que son los grandes hitos de este mandato. Estos proyectos deberán marcar el saldo del mandato en 2027.

«Vamos a defender la industria turística, pero hay una realidad objetiva de uso residencial; hay que tirar de imaginación para compatibizarlos»

-Antes de las elecciones comentó su intención de integrar en Emursa al personal del servicio de hamacas. ¿Cómo está eso?

-Como sabe, estamos en un pacto y muchas cosas que en campaña se propusieron como acciones de gobierno no se pueden asumir, porque tenemos un socio de pacto que con ese caso propuso una política distinta y esa área es de ellos. Tenemos que respetar lo que cada grupo llevaba como propuestas.

-Hablando del socio, Marichal ha hecho una apuesta muy clara por respetar la parte residencializada en la zona turística. ¿Qué posición tiene el alcalde?

-A ver, ninguno de los dos ha sacado mayoría, por lo que el 100% de lo que decíamos no convencía. En estos momentos nos está arrastrando el impulso que el Gobierno canario le está dando a la Ley de Vivienda Vacacional. Ha pedido a los municipios turísticos que elaboremos unas ordenanzas provisionales. Lo que hemos hecho es contratar los servicios del redactor del Plan General para que nos informe y definir la especialización de los usos: dónde podemos tener usos puros turísticos, usos puros residenciales y usos mixtos.

-¿Pero por qué lado del conflicto se decanta el alcalde?

-A ver, vamos a defender la industria turística, porque es de lo que comemos, pero también tenemos claro que hay una realidad objetiva de uso residencial. Hay que tirar de imaginación para compatibilizar esos usos.

Arcadio Suárez

-Estrenó el mandato con una reclamación millonaria por daños de los Kiessling, los promotores del Siam Park. ¿Aún no se le ha respondido?

-Del tema de los Kiessling me he apartado porque sin estar, me dan bofetones, así que he decidido quedarme a un lado. Ni siquiera he preguntado cómo está el expediente para que no digan que me estoy entrometiendo.

-Por cierto, aparte del interés de los Kieesling, ¿no hay otras iniciativas inversoras?

-San Bartolomé siempre despierta interés, pero tenemos un problema, el desarrollo urbanístico del municipio está siempre supeditado a los cambios legislativos y ahora tenemos que adaptarnos a las últimas leyes. Pero sí que llegan inversiones, por ejemplo, en energía solar y eólica, lo que pasa es que estas empresas no son mediáticas, no necesitan atraer clientes. El Salto de Chira también está en San Bartolomé. Y es la inversión más millonaria que se está haciendo en la isla.

-Marichal ha apuntado que no se va a impulsar el PGOU...

-Lo ha decidido el grupo de gobierno. No vamos a impulsar el Plan General de Ordenación, porque si no implicaría paralizar las licencias en los sitios en los que hay movimiento. Por eso estamos recurriendo a modificaciones puntuales o a PMM para facilitar la llegada de nuevos inversores.

-Los centros comerciales obsoletos siguen siendo un lastre. El Metro ya tiene aprobada la declaración de ruina y se consignó un dinero para su derribo mediante ejecución subsidiaria. ¿En qué trámite está?

-El Metro hay que tirarlo. Estamos con los asientos registrales de la declaración de ruina para luego continuar. Pero el objetivo no es tirarlo, sino que toda esa manzana tenga una renovación, de ahí las reuniones con el Cabildo y el Gobierno canario, que están muy implicados, para darle un incentivo a los inversores.

«Nos dejaron un plan de movilidad sostenible inaplicable en Meloneras; lo hemos suspendido»

-¿Volverá la zona azul?

-Ese no es nuestro objetivo en este momento. Tenemos problemas más gordos. Estamos pensando, por ejemplo, en cómo poner en marcha un aparcamiento que tenemos en El Tablero. Lo dejamos acabado, pero por la desidia de estos cuatro años allí no queda casi nada. Se llevaron las instalaciones eléctricas y las de aire, los motores,... Ahora habrá que invertir una millonada y ver si cumple o no con los nuevos códigos técnicos. Esta es una más de las tristezas del último mandato.

-También quedó pendiente el Edusi. ¿Se ha salvado algo?

-En septiembre recibimos una carta del Ministerio de Hacienda en la que se nos recuerda que tenemos un Edusi concedido de 15 millones de euros y del que no se ha justificado nada. Nos pusimos a buscar ese expediente y, en efecto, no se había ejecutado ni una sola acción de un Edusi que nosotros habíamos dejado. Desde septiembre a diciembre hemos conseguido salvar 1,4 millones. En una empresa privada, la anterior alcaldesa y ese concejal no habrían sido sancionados, sino despedidos, pero fíjese como son las cosas, salió con el mismo número de concejales. Cuando la sociedad se viene a enterar del dinero que se ha perdido, resulta que ya habían pasado las elecciones.

-¿Cuánto dinero se ha perdido en subvenciones?

-Podemos estar hablando de más de 25 millones de euros. Ahora mismo estamos viendo cómo justificar el Fdcan del año pasado, que fueron 4.487.000 euros de los que no se ejecutó nada. Nos dejan incorporar facturas desde enero de 2021 hasta la actualidad, así que las estamos buscando para evitar perder ese dinero y devolverlo,

-También estaba en marcha un plan de movilidad sostenible, pero como en otros tantos municipios, San Bartolomé llega tarde. ¿En qué trámite está?

-Nos encontramos un plan de movilidad absurdo, aprobado e inaplicable, que se tendría que ejecutar en Meloneras. Pregúntese cómo podrían llegar los turistas a los hoteles si las guaguas diésel no pueden entrar. O cómo llegarían los proveedores de mercancías sin romper la cadena de frío para llevar los congelados. Ese plan lo hemos suspendido y ya hemos sacado a licitación un nuevo plan que nos deje cierto margen de maniobra y aplicar la normativa.

-Entiendo que ya no se aplicaría en Meloneras. ¿En qué zonas?

-Hemos puesto varias zonas para que las trabajen los ofertantes. Propusimos zonas de San Fernando donde seguirá entrando la población residente. En Meloneras generaríamos un trastorno que afectaría a la economía de toda la isla.

-El mercadillo, ¿podrá seguir en el Parque Europeo?

-Vamos a ver. Por lo pronto, nosotros hemos encargado un estudio, y en función de eso, tomaremos una decisión. Pero me enfada que gente que, o bien ellos, o bien sus hijos, iban en las listas de NC, o iban en las listas del PSOE, sabiendo lo que acordaron sus partidos, ahora digan lo contrario.

-Y los carroceros. ¿Hay opción de que entren en la cabalgata los que se han quedado fuera?

-Es que hablamos de un problema de seguridad. Playa del Inglés solo tiene 3 puertas, El Veril, Viuda de Franco y Campo Internacional. Y tenemos el espacio que tenemos. Si cerramos las 3 puertas a la vez en la cabalgata y alguien sufre un infarto, ¿cómo llegamos para socorrerlo? Nosotros no tenemos la Avenida Marítima. Siempre aquí han salido en torno a 100 carrozas. Quien el año pasado, saltándose el plan de seguridad, metió más, debería de leerse lo que luego se escribió por parte de los responsables de la seguridad sobre el peligro que se provocó. Si usted se lee eso, se lo salta y pasa algo, ¿quién es el responsable? Es que están pidiendo meter 30 carrozas más...

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios