El Tablero pasa a ser un centro ‘acogedor’ para la diversidad

«La diversidad es un valor que se puede cultivar y hacernos más ricos», resumía la técnico que supervisa el proyecto piloto del CEIP El Tablero, María Morales, al finalizar la presentación del proyecto en la atención a la diversidad sexual y de género. Con un presupuesto de 15.000 euros, se evaluará en verano y tendrá continuidad hasta final de año.

PAZ BERNAL / MASPALOMAS

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, pionero en la atención a la diversidad sexual y de género desde el ámbito escolar, da un paso más en la normalización para la convivencia con el establecimiento de un proyecto piloto para prevención de acoso escolar en el CEIP El Tablero denominado Centro educativo acogedor de la diversidad sexual y de género. El alcalde del municipio, Marco Aurelio Pérez Sánchez, presentó ayer este nuevo proyecto, extensión al trabajo que ya se viene haciendo desde la Concejalía de Educación y que fue premiado por el Ministerio de Educación y la FEMP. La primera teniente de alcalde, Elena Álamo, y la concejala de Educación, Carmen Pérez, acompañaron al primer mandatario municipal.

El trabajo que se viene realizando a través del Servicio Municipal de Atención a la Diversidad Sexual y de Género busca un paso más, entrar en el mundo escolar para inculcar la necesidad de ser parte de una comunidad donde la diversidad sexual se normalice.

Desde el curso 2015/2016, el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana puso en marcha el Proyecto Stop Homofobia, Bifobia y Transfobia, un ambicioso plan para la atención a la diversidad de género que recibió un reconocimiento nacional. Este proyecto obtuvo el Premio al Programa de Prevención y Atención al Acoso escolar del III Concurso de Buenas Prácticas Municipales, convocado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Marco Aurelio Pérez recordó que su municipio lleva trabajando «cinco años en este ámbito y estamos muy orgullosos de los avances dentro de la comunidad educativa y en toda la sociedad en general, haciendo frente a un problema de acoso y falta de entendimiento al que le pusimos un STOP», nombre con el que nació la campaña.

Reiteró el compromiso de lograr que San Bartolomé una sociedad diversa en todos los ámbitos, poniendo en valor el factor de la diversidad para la convivencia» y apeló a otras instituciones para «para que sigan nuestro ejemplo y vayan creando, poco a poco espacios de libertad».