El Norte se solidariza con La Aldea por el último fuego

La declaración será trasladada al Gobierno de España, Gobierno de Canarias y Cabildo de Gran Canaria para su toma en consideración y faculta al presidente de la Mancomunidad para llevar a término el acuerdo.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

«El grave incendio declarado en Tasarte (La Aldea de San Nicolás) el pasado mes de febrero, que afectó a 956 hectáreas que se suman a las 10.000 quemadas el verano pasado, ha puesto en riesgo el frágil equilibrio medioambiental, una vez más, de nuestra isla, que atraviesa una difícil situación de sequía en estos momentos».

Así comienza la declaración institucional de la Mancomunidad del Norte en apoyo a los vecinos de La Aldea afectados por el último gran incendio forestal, que precisa que el fuego afectó gravemente al barrio de Tasarte, a la Reserva Integral de Inagua y, en menor medida, al Parque Rural del Nublo en la zona de La Umbría, cercana al Roque Bentayga (Tejeda).

Más de 500 personas de los barrios de El Hoyo, Tocodomán, Tasarte y Tasartico del municipio de La Aldea de San Nicolás fueron evacuados de sus casas durante esos días, señala el acuerdo, causando además una gran incertidumbre entre los habitantes de Tejeda y Artenara, al revivir de cerca los incendios del pasado verano.

El fuego afectó gravemente a cuatro viviendas y parcialmente a otras cinco en Tasarte. Arrasó, además, gran parte de las fincas situadas en este barranco, en el que se vivieron horas dramáticas durante los días del incendio, recuerda la declaración.

Una vez más, el impacto que ha tenido el devastador incendio en el paisaje, en el medioambiente, en la agricultura y en la ganadería de la zona ha sido muy negativo, afectando gravemente a la economía local de la zona afectada, concluyen los alcaldes de la Mancomunidad.

La Reserva Natural de Inagua, un valioso espacio natural que ya fue devastado en el gran incendio de 2007, fue afectada en 500 hectáreas con este nuevo incendio. El acuerdo celebra que se evitó, afortunadamente, gracias a la eficiente actuación de los medios destinados a la extinción del incendio, que el fuego siguiese avanzando en la destrucción de este espacio natural, que forma parte de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria.

Ante estos nuevos incendios, la Mancomunidad destaca, una vez más, el importante esfuerzo realizado en las labores de extinción por todo el operativo movilizado por las administraciones públicas durante esos días, a pesar de las importantes dificultades de la zona, del fuerte viento y de la calima, sin precedentes en las últimas décadas. Al respecto hace un especial agradecimiento al esfuerzo de los voluntarios de protección civil, policía local, policía canaria, guardia civil, bomberos, recursos humanos y técnicos de Medio Ambiente del Cabildo y del Gobierno de Canarias, la UME y el ejército del aire.

Las dudas existentes sobre la naturaleza «no natural» del origen de los fuegos debe servir para que todas las administraciones competentes investiguen su origen y empleen todos los medios a su alcance para su investigación, dice la Mancomunidad del Norte, que urge a adoptar de manera inmediata las acciones necesarias para prevenir futuros incendios que coinciden con situaciones extremas del clima, como las vividas durante esos días en nuestras islas y que previsiblemente se repetirán, cada vez más, por los efectos del cambio climático.

La entidad supramunicipal manifiesta su profunda preocupación por el grave incendio de Tasarte y expresa su solidaridad con las familias afectadas y con el municipio. Además, considera necesario que las diferentes administraciones implicadas, en el ámbito de sus competencias, estén junto a las personas afectadas y adopten cuanto antes las medidas adecuadas para atender, en el marco de la legislación vigente, a los damnificados por esta tragedia y para recuperar los ecosistemas afectados por el fuego.

Para el Norte es «urgente» que todas las administraciones implementen políticas activas de lucha contra los incendios, la sequía, la lucha contra las causas del cambio climático, la despoblación y el abandono del medio rural durante todo el año. La Mancomunidad, anuncia, desarrollará acciones de prevención, sensibilización y educación de la población para evitar futuros incendios, impulsándose paralelamente la redacción de los planes municipales de actuación ante emergencias forestales.