José Cabrera entrega las llaves a Ana Hernández. Al lado de ambos, Manuel Naranjo. / JUAN CARLOS ALONSO

El edificio del Casino de Ingenio ya es municipal y albergará una biblioteca

El inmueble, de 1971, está valorado en 612.769 euros. Lo dona la antigua sociedad La Juventud. A cambio, el consistorio se hará cargo de sus deudas

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

El histórico edificio que fue última sede de la Sociedad de Cultura y Recreo La Juventud de Ingenio, más conocida como El Casino, pasó desde este viernes a manos del Ayuntamiento de Ingenio, que ya tiene pensado usarlo para que albergue la biblioteca que ahora no tiene el casco, desde que hubo que cerrar la que estaba en el Centro Cultural Federico García Lorca. La comisión liquidadora del colectivo, que fue fundado en 1912, lo donó este viernes mediante un convenio.

La firma del acuerdo tuvo lugar en las propias oficinas municipales y en presencia del notario, con despacho en Carrizal, José María Pagés Vall. Por parte municipal estamparon su rúbrica la alcaldesa, Ana Hernández, y el secretario accidental de la corporación, Manuel Afonso, y por parte de la comisión liquidadora, su presidente, José Cabrera, y su secretario, Manuel Naranjo.

El inmueble, de 1.827 metros cuadrados y situado en la calle Constitución Española, ha sido tasado en 612.769 euros y pasará a ser de dominio pleno del Ayuntamiento. A cambio, el consistorio se compromete a hacerse cargo de las deudas que dejó la entidad y que ascienden a 39.700 euros. De esa cuantía, 30.576 euros corresponden a deudas contraídas con Valora Gestión Tributaria, y 9.201 euros, a la suma que tenía pendientes con empresas suministradoras de energía eléctrica. También el consistorio deja por escrito que asumirá el pago de un hipotético impuesto de donaciones que se le reclame al colectivo.

En la operación se incluyen también los bienes muebles, que han sido valorados en 30.000 euros, entre los que figuran desde un cuadro de madera con alegoría canaria de gran tamaño obra de Valladares a las 138 butacas que estaban en la que era sala de conferencias. En el convenio sí se especifica que el consistorio deberá exponer ese cuadro durante 6 meses a partir de la firma del acuerdo en un edificio municipal.

La alcaldesa subrayó que el bien pasa al municipio, no al Ayuntamiento, y avanzó que tendrá un uso educativo y cultural del que podrá disfrutar toda la ciudadanía. Recordó que ya existe un proyecto muy ambicioso, presupuestado en 2 millones de euros, que lo reconvertía en una biblioteca, pero la regidora confesó que esa propuesta no respeta la fachada actual y el actual gobierno apuesta por conservarla. Sí adelantó que albergará la biblioteca, pero que está por definirse el proyecto. De entrada, y mientras tanto, informó de que cuanto antes se rehabilitará la fachada y el interior para tratar de poner ya en uso sus instalaciones como biblioteca. Apuntó que podrán recurrir a fondos del Fdcan. Por parte de la entidad, Cabrera mostró su satisfacción por el convenio. «Queríamos que pasara al pueblo porque fue el pueblo el que construyó ese edificio con sus aportaciones y el que le dio vida».