Vista parcial de Anfi del Mar, en la costa de Mogán. / Juan Carlos alonso

Costas deja en un limbo a Anfi del Mar, con dos años sin un concesionario oficial

La empresa Luis Molina Sport se encarga del mantenimiento de la playa en precario. Anfi del Mar SL también asume parte de la tarea

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Mogán

La Demarcación de Costas de Canarias ha dejado en el limbo durante dos años y tres meses la gestión de los servicios de la playa de La Verga, más conocida como Anfi del Mar, en Mogán. Es más, a día de hoy la que está considerada una de las calas emblema del litoral sureño sigue sin contar con un concesionario oficial. Según ha podido saber este periódico, estas funciones las ha estado desarrollando en precario, y por responsabilidad con el litoral y con los usuarios y turistas, la empresa Luis Molina Sport, que lleva trabajando en esta playa desde 1994, primero al servicio del primer concesionario de La Verga, Anfi del Mar SL, y después del siguiente, Explotaciones Narval SL. Y también por personal de la propia Anfi del Mar SL, que gestiona la urbanización de propiedad compartida situada a pie de playa.

Esta situación de limbo administrativo y jurídico se viene produciendo desde octubre de 2019, cuando el Tribunal Supremo rechazó un recurso de casación que interpuso la última concesionaria, Gestiones y Explotaciones Narval, contra la sentencia de la Audiencia Nacional que sí estimó parcialmente el recurso que presentó Anfi del Mar SL contra la orden de Costas de noviembre de 2011 por la que se le dio la concesión a Narval. Desde entonces Costas no ha designado a nadie para encargarse ni del mantenimiento de la playa ni tampoco de sus servicios de temporada.

Con todo, este impás va camino de resolverse toda vez que este organismo estatal, que depende del Ministerio de Transición Ecológica, ha dado ya los pasos para dar cumplimiento a una s entencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que data del 30 de diciembre de 2014, que le obligó a retrotraer el expediente a 2010 o 2011, cuando estas dos empresas, Anfi del Mar SL y Explotaciones Narval SL (que por entonces se llamaba Bulti Dior SL) se disputaban la concesión de la playa. Para ejecutar aquel fallo, Costas se dirigió primero a ambas entidades en verano de 2021 para que subsanaran algunas deficiencias e incorrecciones detectadas en los dos proyectos que ambas le hicieron llegar, una en 2009 y otra en 2010, cuando solicitaron formalmente hacerse con la concesión. Recibidas sus respuestas, las ha sometido a información pública durante este último mes de enero. Cumplido ese plazo deberá dirimir cuál de las dos se hace con la concesión.

En juego está no solo la gestión del servicio de hamacas y sombrillas, sino también el de actividades acuáticas, los negocios de restauración y locales comerciales y la marina con capacidad de atraque para 90 embarcaciones, instalaciones todas que están dentro de los más de 60.000 metros cuadrados de suelo de dominio público de esta playa moganera, 12.064 en la conocida como Isla Corazón y algo más de 50.000 en el resto del litoral (Anfi del Mar SL mide esta superficie en 50.494 metros y Narval, en 54.191).

Anfi del Mar introduce cambios respecto a su proyecto de 2010 y plantea invertir 3,7 millones de euros, mientras que Narval mantiene su propuesta de entonces, de 5,2 millones.