Un ejemplar macho de ganado caprino asilvestrado observa el paisaje desde una atalaya del terrreno. / C7

Más de 492 cabras campan por Inagua, Tamadaba, Tauro y El Nublo

La población de ganado caprino en los cuatro espacios protegidos del Oeste cae en un 29% en relación al año anterior. Si se suma Guguy son 622 cabezas

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La población de cabras asilvestradas que pulula libremente por los espacios naturales protegidos del oeste de Gran Canaria no es inferior a los 492 ejemplares según el último censo insular elaborado para el Cabildo por la empresa Dracaena. Los resultados, no obstante, están «probablemente subestimados debido a la baja detectabilidad de los animales motivada» por la orografía del espacio y su hábito de pasar gran parte del tiempo a resguardo en cuevas y oquedades que hacen imposible su detección.

Basado en las detecciones visuales de dos observadores equipados con binoculares que recorrieron en dos ocasiones 10 senderos del Parque Natural de Tamadaba, la Reserva Natural Integral de Inagua, el Monumento Natural de Tauro y el Parque Rural del Nublo, el censo de ganado asilvestrado de 2021 en estos espacios naturales protegidos arroja un resultado inferior en un 29% a los datos de 2020. La poblacional estimada para todo el área de estudio entre la primavera y el verano pasa de 697,5 animales a 492,3 en 2021.

Tras recorrer una distancia total de 91,06 kilómetros entre los días 6 de marzo y 4 de julio, y muestrear un área de 66,57 kilómetros cuadrados, los observadores detectaron un total de 196 individuos en 52 observaciones diferentes, identificando 93 machos (48%), 83 hembras (42%) y 20 juveniles (10%).

En cada observación de ejemplares se anota su número, la especie, el sexo y la edad; y, mediante un GPS, se registran las coordenadas del punto de detección y la localización exacta de la observación con la ayuda de material cartográfico. De esta forma se puede referenciar el animal en un mapa, evitar los solapamientos de avistamientos y estimar eficazmente las distancias de detección.

El censo de cabras asilvestradas en los espacios naturales protegidos del Oeste no incluye los ejemplares avistados en la Reserva Natural Especial de Guguy, espacio protegido rodeado por el Parque Rural del Nublo y que el Cabildo quiere convertir en Parque Nacional. Para el control del ganado caprino en Guguy se llevan a cabo otros censos, también por la empresa Dracaena, en este caso cuatrimestrales.

El último censo de cabras asilvestradas realizado en Guguy estimó en 130 el número de ejemplares que pululaban por este espacio natural protegido el pasado octubre. Solo 59 fueron observados directamente.

Sumados a los ejemplares estimados en los otros cuatro espacios protegidos del Oeste, la población de cabras asilvestradas que ramonea libremente por tales parajes se eleva por encima de las 622 cabezas.

La mayor densidad de animales dentro del conjunto de senderos de Tamadaba, Inagua, Tauro y El Nublo se detectó entre Barranco Oscuro y Los Andenes de La Breña, en Tamadaba, y entre la Presa de Siberio y el Barranco de Lina, en Inagua. Otra localidad destacada por el número de ejemplares detectados es el entorno de Acusa Verde, en el mismo espacio protegido.

El sendero desde el que se registró un mayor número de animales fue el que va de San Pedro a Guayedra, con 34 ejemplares detectados, seguido del de Acusa Verde, con 32, y del Tirma-Tifaracás y Degollada de Tasartico-Tasarte, ambos con 20.

En el extremo contrario, los senderos con menos observaciones son Andenes de Tasarte, con 8 animales, y Tauro, con 12.

La estima poblacional de ganado asilvestrado más elevada corresponde al sector de Acusa Verde, con 115 animales estimados, seguido de San Pedro-Guayedra, con 82,3, y de Degollada de Tasartico-Tasarte, con 47,4 animales. El que presenta la estima más baja es el de Andenes de Tasarte, con 9.

Una cabra come un promedio de 5 kilos de materia verde al día, incluyendo los endemismos protegidos que se tropiece.