Un momento ayer de la sesión, a la que solo acudieron el presidente y los portavoces. / CABILDO /DAVID DELFOUR

El Cabildo prevé que en 2022 llegue por primera vez a los 1.000 millones de gasto

El gobierno insular aprueba las cuentas para el próximo año sin aceptar ninguna de las 68 enmiendas que presentó la oposición

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Las Palmas de Gran Canaria

El Cabildo de Gran Canaria prevé que a lo largo de 2022 llegue por primera vez a los 1.000 millones de euros de gasto, según afirmó este martes el consejero de Hacienda, Pedro Justo, en un intento de responder a la crítica más o menos generalizada de la oposición, que ve «insuficiente», «repetitivo» y «clientelar» el presupuesto previsto por el gobierno insular para el próximo año de cara a posibilitar la recuperación económica de Gran Canaria.

«Yo creo que sí es bastante dinero y que este Cabildo sí está haciendo un esfuerzo en intentar mejorar la vida y la economía de la isla y de los grancanarios», subrayó Justo en un momento del debate que este martes se suscitó en el pleno extraordinario que celebró la institución para aprobar las cuentas de 2022. Explicó que al igual que en 2021 el presupuesto inicial fue de 698 millones y que al final se ha cerrado en 922 millones, el de 2022 arranca con una previsión de gasto de 778,8 millones, pero que «probablemente llegará a los 1.000 millones» cuando se incorporen los remanentes de tesorería del actual.

Tras un debate de dos horas y media de duración, el gobierno insular de NC, PSOE y Podemos aprobó por mayoría de 18 votos su propuesta de presupuestos del Cabildo para 2022, con una previsión de ingresos de 779,004 millones, y después de desestimar todas y cada una de las 68 enmiendas que presentó la oposición, tanto las dos a la totalidad, una de Unidos por GC-CC y otra del PP, como las restantes 66 parciales.

Tanto José Miguel Bravo de Laguna, de Unidos, que intentó 27 aportaciones en beneficio de 9 municipios, como Ruymán Santana, de Ciudadanos, que planteó 37, se quejaron de la actitud del ejecutivo que preside Antonio Morales. «He estado en más de 35 debates de presupuesto en mi vida a nivel nacional, autonómico e insular, y pocas veces se produce esto de que nada, absolutamente nada de lo que dice la oposición es aceptable para el grupo de gobierno», confesó Bravo de Laguna.

El consejero de Hacienda destacó que de los 778,8 millones de gasto previstos en 2022, 80,3 millones más que en 2021 (lo que implica un incremento del 11,5%), el 62% va dirigido a actuaciones de protección y promoción social (en concreto, 242,3 millones, un 31% del total, 19 más que en 2021) y a medidas de carácter económico, para estimular la recuperación de la isla (otros 240 millones, el 30,8% del total, 13 más que en 2021). Y para enfatizar aún más en qué pone el acento el Cabildo en estos presupuestos, y probar así que «este gobierno sí cumple» con las apuestas que prometió a los ciudadanos, desgranó que de los 60 programas contemplados en las cuentas, el mayor incremento, con 9,9 millones, se lo lleva el de fomento del empleo, el segundo que más, asistencia social primaria, 6,5 millones; el tercero, comercio, 4,9; el cuarto, cultura, otros 4,9; el quinto, vivienda, 3,7 millones; el sexto, patrimonio histórico-artístico, 3,4 millones; el séptimo, promoción y desarrollo del transporte público, 3,3; el octavo, recogida y eliminación de tratamiento de residuos, 3,2; y el noveno, mejora de estructuras agropecuarias. Dijo que estos 9 programas de 60 suponen 43 millones de incremento, más de la mitad del aumento que prevé todo el presupuesto.

Además, subrayó que el Cabildo se gastará en 2022 casi 160 millones en inversiones, el 20,5% del total, y 19 más que en 2021.

El presidente, Antonio Morales, intervino al final del debate para insistir en la idea argumentada por Justo de que este presupuesto sí «defiende un modelo de isla, de desarrollo, de sostenibilidad y de lucha contra la crisis y contra la pobreza» que coincide con los objetivos estratégicos por los que apuesta su gobierno.

En la calle se manifestaron primero los interinos que reclaman la fijeza y después la plataforma contra la central Chira-Soria. A la sesión, dadas las restricciones por la pandemia, solo acudieron de forma presencial los portavoces.

La oposición critica tanta subvención y la poca ejecución

El portavoz del PP, Marco Aurelio Pérez, que calificó estos presupuestos de «inocentada», subrayó que solo mantienen «una sociedad subvencionada para seguir comprando voluntades a cambio del voto». Ve «mucha subvención y poca inversión». Y dio datos. «Se nos va un 56,52% del presupuesto, 415 millones, para subvencionar una economía de pleitesía política». También reprochó la ejecución del actual, con apenas un 37,6% ejecutado de las inversiones. « Es una isla sin gobierno, sin futuro y con escasas posibilidades de remontar», subrayó. También reprochó que se favorece a los municipios del mismo color político, y en un segundo turno cuestionó algunas subvenciones, como la de 3.000 euros a la asociación del burro majorero o la de 6.000 a la de la vaca frisona.

Bravo de Laguna, de Unidos por GC-CC, habló de «unos presupuestos para devolver, inútiles, insuficientes e ineficaces», que, lejos de transformar la isla, «son más de lo mismo, parches, subvenciones a diestro y siniestro, transferencias por doquier, pero sin un plan, con baja ejecución». Y se quejó de los 600 millones de euros en los bancos. Apostó así por «congelar» subvenciones que « riegan a centenares de ONG que garantizan votos cautivos, pero no dinamizan la economía», y también por congelar y disminuir «transferencias inútiles» a ayuntamientos que no tienen capacidad de ejecutarlas».

Y finalmente Ruymán Santana, de Cs, insistió en reclamar del gobierno que «trabaje por incrementar los desastrosos datos» de la ejecución de las cuentas, entre lo que criticó algunos «engañosos», como que el de las transferencias al IASS. Les afeó que en el presupuesto no haya nada «estratégico o transformador» para la isla; que contemple «inversiones recurrentes», como el reasfaltado de vías, o «fantasmas, como las que se consignan año tras año y no se ejecutan».

Morales les reprochó que «manipulan datos» y recordó a Unidos que de los 600 millones en las cuentas, solo se pueden usar 50, el resto está comprometido . Y Justo aclaró, por ejemplo, que solo el 24% del presupuesto va a transferencias. Y que de cada 3 euros en inversión que se gasta el Cabildo, solo 1 se pasa a otras instituciones.