Componentes del colectivo posan en el interior de una de las cuevas de Cuatro Puertas. / ATTIDAMANA

Attidamana, una apuesta ciudadana por la defensa del patrimonio

Participación. Nace un colectivo que quiere divulgar el valor del legado de los ancestros canarios y reforzar los lazos entre los profesionales que los cuidan y la ciudadanía. Reivindican una mayor implicación pública en la protección de esos espacios

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Las Palmas de Gran Canaria

La arqueología llama la atención. Basta seguir las redes sociales. Los yacimientos despiertan cierta mística identitaria que suscita el interés de quienes reivindican la historia de su tierra. Pero ese interés sigue siendo el afán de una minoría. La gente no conoce su pasado. Y lo peor es que, justo por eso mismo, no solo no valora ese patrimonio, sino que, muchas veces, puede incluso que sin querer, lo termina dañando.

Asociación Patrimonial Attidamana, un colectivo que acaba de ver la luz, busca poner fin a esa inercia. Es una apuesta ciudadana por la defensa del patrimonio. Lo han fundado tres entusiastas, que son los que figuran en la directiva, pero que en realidad forman parte de un grupo muy heterogéneo y de toda la isla que no para de crecer.

«A todos nos encanta este mundo, pero lo que nos mueve no es la afición, sino la necesidad, o más bien, la urgencia de hacer algo frente a tanto desconocimiento y tanta desprotección de nuestros yacimientos», apunta uno de sus representantes, que, fiel a ese espíritu de trabajo colectivo, prefiere no identificarse.

Una de las reuniones de Attidamana. / ATTIDAMANA

Van poco a poco, pero ya tienen sede propia, en Lomo Cementerio (Telde), y un perfil en facebook desde el que informan de sus acciones. «Esta entidad nace con el propósito de estudiar, divulgar y proteger el rico patrimonio arqueológico, histórico y etnográfico que hemos recibido de las generaciones que nos han precedido», un legado que, como se quejan en su carta de presentación oficial en las redes, «es objeto a menudo de diferentes actos de violencia y desatención que amenazan con quebrar una cada vez más frágil continuidad cultural con nuestro pasado más ancestral».

Canalizar la participación ciudadana

Attidamana será un altavoz de esos males, para que se resuelvan, pero también aspira a ser un puente de conexión entre los profesionales del sector y la ciudadanía de a pie. «Queremos canalizar la participación ciudadana de mucha gente que es aficionada a la arqueología».

No en vano, una de sus primeras acciones fue mantener una reunión con el inspector de Patrimonio Histórico del Cabildo, Javier Velasco, con el que algunos de los miembros de Attidamana acumula años de colaboración discreta. En el bagaje de esta relación figura, por ejemplo, el hallazgo de curiosos y originales grabados rupestres que ya están bajo la protección del Cabildo.

Logotipo de la asociación, cuyo nombre hace honor al de una reina aborigen que unificó la isla. / Attidamana

Red de televigilancia en los yacimientos

En esa primera reunión propusieron que la institución cree un servicio insular de televigilancia de yacimientos arqueológicos a través de cámaras web alimentadas por energía solar para frenar el vandalismo o la destrucción accidental. Entre otros enclaves, sugirieron el de Morro del Cuervo, en Agüimes, o La Fortaleza, en Santa Lucía.

Charla sobre pintaderas canarias en Gáldar

Y otra senda de trabajo en la que quieren hacer hincapié es en la formación y en el fomento del respeto al patrimonio. En esa línea, sin ir más lejos, tienen prevista ya una charla gratuita sobre las pintaderas canarias a cargo de José Molina, matemático y doctor en Historia que hizo su tesis sobre esta materia. Será el 17 de Junio a las 20.00 horas en Casa Verde de Aguilar, en Gáldar. Los interesados en informarse o en inscribirse pueden escribir al correo attidamana@Outlook.es.

También han propuesto al Cabildo que impulse la difusión de este legado entre la población infantil y juvenil de la isla y que inste al Gobierno canario a que estos contenidos estén más presentes en la formación reglada. «Muchos grancanarios creen que solo tenemos Cuatro Puertas o la Cueva Pintada», advierten.

Por lo pronto, este colectivo de comprometidos con el patrimonio se marca como objetivo poner su granito de arena y, al mismo tiempo, mantenerse vigilante de cara a las administraciones públicas, de quienes reclaman un mayor esfuerzo por la protección de todo ese patrimonio.