Arruinado por la factura del agua

La compañía encargada del servicio de abastecimiento de agua en Guía, Aqualia, ha remitido a un vecino del municipio una factura de casi 2.000 euros por el consumo comprendido entre los meses de junio y agosto.

Un consumo evidentemente anormal para pertenecer a una casa particular y que haría saltar las alarmas a cualquiera que se percatase de la elevada cantidad, a cualquiera menos a la propia compañía, que lejos de avisar al ciudadano afectado, permitió que recibiera una segunda factura, teniendo que pagar la friolera cantidad anteriormente indicada.

Quejas a la compañía

La pesadilla comenzó tras una primera facturación de algo más de 1.200 euros, cantidad que le confirmó tener una avería en la vivienda, pero para ese entonces, la segunda factura estaba en camino, y esta vez sería de unos 700 euros.

Con el susto aún en el cuerpo, este vecino se dirigió a Aqualia para pedir explicaciones y un plazo para efectuar el pago, pero la compañía no hizo más que exculparse manifestando que solo concedían cuatro meses de aplazamiento. Ni siquiera la ayuda del alcalde, Pedro Rodríguez, sirvió para mejorar las condiciones.

Pero como no hay dos sin tres, tras conseguir por parte de Bankia una tarjeta de crédito para pagar las facturas, Aqualia le responde que no dispone de ese servicio y que deberá abonar la cantidad en efectivo en la misma oficina de Guía, anulando así cualquier facilidad de pago para este vecino.

Angustiado por la situación, volvió a la entidad bancaria que le facilitó esta cantidad para acabar al fin con su pesadilla.

Lo que está claro, es que nunca pensó que una avería le fuese a salir tan caro.

Temas

Agua, BBVA